A días del balotaje en Brasil, atacan a la campaña de Bolsonaro por difundir “fake news”

    0
    A días del balotaje en Brasil, atacan a la campaña de Bolsonaro por difundir “fake news”
    El candidato Jair Bolsonaro, en un reunión en Río de Janeiro la semana pasada. AFP

    El diario Folha de Sao Paulo afirma que varios empresarios que apoyan al candidato pagaron paquetes de mensajes en las redes contra Haddad.

    La campaña del candidato de ultraderecha Jair Bolsonaro comienza a mostrar los flecos. Empresarios que adhieren al aspirante presidencial han comprado, y continúan adquiriendo a firmas especializadas, paquetes de “disparos en masa” de mensajes. Sus contenidos son “fake news” que difaman al adversario del diputado, Fernando Haddad, y al PT. Estas misivas son distribuidas a través de las redes sociales entre millones de electores, en base a la obtención de bases de datos vendidas clandestinamente por empleados de las operadores de celular. Así lo denunció el diario Folha de Sao Paulo en su edición de este jueves.

    Juristas citados por este prestigioso medio, indicaron que el episodio coloca en una “situación delicada” la candidatura de Bolsonaro y puede llevar a la impugnación del presidenciable, inclusive si llega a ser elegido en la segunda vuelta. El propio Bolsonaro admitió que estos procedimientos “violan la ley”.

    Folha reveló, también, que cada uno de esos contratos de paquetes realizados por los “privados”, cuesta 3,2 millones de dólares. Estas contribuciones sin registro oficial por parte de firmas privadas a la carrera electoral del diputado, están prohibidas por ley. El hecho representa además un “abuso de poder económico” que puede tornar “inelegible” al candidato según definiciones del Tribunal Superior Electoral.

    Miembro de la Academia Brasileña de Derecho Electoral, el jurista Guilherme de Salles Goncalves sostuvo que “la suma de ilegalidades es muy grave” y evaluó: “El candidato puede alegar que no sabía, pero participó o concordó con el envío en masa de mensajes”. Recordó que Luciano Hang, dueño de Havan –una de las financiadoras de este operativo– llegó a emitir un comunicado para sus empleados en los que aconsejaba votar por el diputado ultraderechista “para evitar despidos”.

    Junto a las agencias publicitarias que desarrollan este tipo de operaciones de las redes sociales, varias personas empleadas por la campaña bolsonarista actúan como administradores de grupos. Y usan códigos telefónicos del exterior para burlar normas restrictivas del WhatsApp. Entre otras tecnologías, utilzan algoritmos que les permiten segmentar los grupos entre apoyadores y neutrales de Bolsonaro, con lo que resulta mucho más eficiente la llegada de las misivas. Las operadoras de estos paquetes segmentan también a los destinatarios por región geográfico y por situación económica. Luego envían informes a sus clientes de las entregas realizadas con fecha, hora y contenido de los disparos.

    De acuerdo con Folha, ya estaba en curso un plan que debía iniciarse este sábado y continuar hasta un día antes de la segunda vuelta, el domingo 28 de este mes. En la denuncia aparecen las prestadoras del servicio, una lista que incluye a Quickmobile, Yacows, Croc Services y SMS Market. Ninguna de ellas está legalmente registrada como proveedora. La única que figura es AM4 Brasil Inteligencia Digital, pero el pago realizado a esta firma fue apenas de 30.000 dólares.

    Bolsonaro respondió por la tarde de este jueves ante el escándalo: “Yo no tengo como controlar que un empresario que me sigue, haga eso (de comprar paquetes de mensajes truchos). Sé que viola la ley. Pero no tengo control ni tengo como saber y tomar medidas”. Sugirió, coherente con su estilo, que “puede ser gente de izquierda que dice que está conmigo para intentar complicar mi vida con una denuncia de abuso de poder económico”. Poco antes de admitir el delito, había escrito: “El PT desconoce lo que es apoyo solidario”.

    El equipo jurídico de la campaña intentó minimizar la información. Según el abogado Tiago Ayres, “los apoyos a la candidatura de Bolsonaro son espontáneos y las campaña no se responsabiliza por los actos de sus electores”.

    La dirección del PT indicó que tomará medidas ante la justicia para enfrentar el “financiamiento ilegal y millonario por parte de grandes empresas”. Según Fernando Haddad el diario Folha comprobó “que mi adversario, diputado federal por 28 años, creó una organización delictiva de empresarios que patrocinan mensajes mentirosos por WhatsApp mediante dinero sucio”.

    Los medios periodísticos brasileños publicaron este jueves un estudio realizado en forma conjunta por la Universidad de San Pablo, la Universidad Federal de Minas Gerais y la agencia Lupa. Esa investigación indicó que de las 50 imágenes de campaña que más circularon por las redes sociales, apenas 4 son verídicas. Una de las fotos falsas, que comprobó ese grupo de investigadores, muestra a Dilma Rousseff cuando era muy joven al lado de Fidel Castro en la Habana.

    Eleonora Gosman

    Dejar respuesta

    Please enter your comment!
    Please enter your name here