Arrestan al dueño del gigante de los frigoríficos Joesley Batista
Joesley Batista, en una imagen de noviembre de 2017. / AFP

Se había acogido a la delación premiada. Pero habría mentido en sus declaraciones.

La policía federal de Brasil detuvo en la mañana del viernes al empresario Joesley Batista, dueño de los frigoríficos JBS.

Hace algo más de un año, Batista se había acogido a la delación premiada, lo que le garantizó la libertad. Pero ahora la policía descubrió “omisiones internacionales y contradicciones graves que colocan en duda la credibilidad de la delación. Eso caracteriza obstrucción de la justicia y perjuicios a la instrucción criminal de la causa”, afirmó Mario Veloso, comisario responsable por la investigación.

Joesley Batista (der.), sale de la sede de la Policía Federal en San Pablo, el año pasado./ EFE archivo
Joesley Batista (der.), sale de la sede de la Policía Federal en San Pablo, el año pasado./ EFE archivo

Las denuncias referidas a Joesley, del pago de coimas en los más altos niveles de gobierno, comprometió en marzo del año pasado al presidente Michel Temer. Fue después que trascendió, delación mediante, que el empresario había estado en el Palacio de Jaburú –residencia oficial— por la madrugada reunido con Temer, con quien mantuvo una conversación que el industrial se encargó de grabar.

Aunque eso le valió la libertad, la policía sostiene ahora que hay indicios muy fuertes de que Joesley mintió. “Y fue por ese motivo que decidimos expedir las prisiones”.

Se pudo saber además que Batista, y varios de los ejecutivos de la compañía, utilizaban una red de supermercados con base en Minas Gerais (el tercer estado provincial del país) para transferir el dinero ilegal a sus destinatarios. Es más, según la policía usaban cajas de jabón en polvo para disimular los billetes.

Cartel con el logo del frigorífico JBS de Joesley Batista./ AP
Cartel con el logo del frigorífico JBS de Joesley Batista./ AP

Según la federal brasileña, la operación “Capitu”, como la bautizaron, tiene como objetivo desarticular una organización delictiva que llenaba los bolsillos de diputados y también los de funcionarios del ministerio de Agricultura. Esta acción es un “desdoblamiento” del Lava Jato.

En su momento, antes de la crisis de las denuncias, la JBS tuvo una fuerte presencia en la Argentina donde llegó a comprar varias plantas frigoríficas. Pero el estallido del escándalo la llevó a vender todas las empresas que habían comprado en el exterior, incluidas las del país.

Eleonora Gosman

Dejar respuesta

Please enter your comment!
Please enter your name here