Arrestan al magnate de los frigoríficos brasileños, Joesley Batista
Arrestado. Joesley Bastista, dueño del gigante de los frigoríficos JBS, detenido este viernes en Brasil. /Folhapress

Es el dueño del grupo JBS, que tuvo inversiones en Argentina. Lo acusan de integrar  una red de corrupción conectada con el gobierno.

La policía brasileña arrestó, la mañana de este viernes, al empresario Joesley Batista, que adquirió gran fama al involucrar al presidente Michel Temer como sospechoso de corrupción. Dueño de los frigoríficos JBS, Batista fue detenido en septiembre del año pasado pero seis meses después resultó liberado al colaborar con una “delación premiada”.

El empresario llegó a grabar una conversación con el jefe de Estado en marzo de 2017, ocurrida en el Palacio de Jaburú -residencia oficial- por la madrugada. De ese diálogo se dedujo que el mandatario había indicado el nombre de un diputado como destinatario del dinero de las coimas que aportaba la empresa en los más altos niveles del gobierno y de los partidos políticos.

La empresa, un gigante del sector cárnico, llegó a tener un gran peso en la Argentina hasta 2017, cuando por cuenta del escándalo tuvo que vender sus activos. Era propietaria de marcas muy reconocidas, como Swift y Cabaña Las Lilas. Pero a comienzos de este año entró en negociaciones con el grupo Minerva Foods, también brasileño, que quedó con el comando de esas plantas y de otra frigorífica.

Luego de vivenciar un crecimiento explosivo y entrar en un activo proceso de internacionalización, especialmente entre el segundo gobierno de Lula da Silva y el primero de Dilma Rousseff, la firma de Joesley prácticamente se desangró a partir de 2017 luego de las denuncias formuladas sobre el pago de coimas en las esferas parlamentarias y gubernamentales de Brasilia.

Batista, luego de comprometer a Temer, fue detenido en septiembre del año pasado. Y finalmente la justicia lo liberó por cuenta de su colaboración con las investigaciones de los delitos. Pero ahora la policía descubrió que existieron en sus declaraciones “omisiones internacionales y contradicciones graves que colocan en duda la credibilidad de la delación. Eso caracteriza obstrucción de la justicia y perjuicios a la instrucción criminal de la causa”, afirmó Mario Veloso, comisario responsable por la investigación. “Fue por ese motivo que decidimos expedir las prisiones”, sentenció el oficial.

Con todo, los detalles revelados en una conferencia de prensa fueron anecdóticos. Los responsables por las averiguaciones contaron que Batista, y algunos ejecutivos de la compañía, utilizaban una red de supermercados con base en Minas Gerais (el tercer estado provincial del país) para transferir el dinero ilegal a sus destinatarios. Es más, según la policía llegaron a utilizar paquetes de jabón en polvo para disimular los billetes.

Según la federal brasileña, la operación “Capitu”, como la bautizaron, tiene como objetivo desarticular una organización delictiva que llenaba los bolsillos de diputados en Brasilia y también los de funcionarios del ministerio de Agricultura.

Esta acción es un “desdoblamiento” del caso Lava Jato. Los delitos del empresario se refieren al período 2014-2015 cuando todavía gobernaba Brasil Dilma Rousseff. Los sabuesos determinaron que dos de sus ex ministros, ambos del oficialista Partido del Movimiento Democrático de Brasil (PMDB), recibieron fondos ilegales. Lo mismo ocurrió con otros políticos de ese partido. De allí que la PF haya decido, este viernes, detener también al vicegobernador de Minas Gerais Antonio Andrade, del PMDB y uno de aquellos funcionarios de Agricultura. Lo mismo ocurrió con el diputado electo Neri Geller.

El grupo JBS se manejó, casi siempre, con dinero líquido. También en este caso, donde los políticos señalados por los partidos recibían los fondos en efectivo luego los blanqueaban como “donación legal de campaña”. A su vez determinaron la participación de dos grandes supermercados en el esquema. “Estos compraban presuntamente productos cárnicos a los frigoríficos, pero no les pagaban. Y el dinero salía de la red para los políticos (coimeros). Era una apariencia de legalidad ya que los dueños de supermercados manejan mucho dinero en efectivo. Y eso facilita este tipo de operación”. No deja de ser una sorpresa que los mismos investigadores hayan comentado: “Inclusive esto podría dificultar mucho el circuito de la plata, a no ser por las intensas averiguaciones que realizamos”.

Todos los partidos importantes recibieron donaciones de la JBS en las campañas electorales. Entre ellos el PSDB, el PMDB, el PSB y el PT. A fines del año pasado trascendió otra conversación, esta vez entre el senador Aécio Neves y Joesley Batista, donde el ex competidor de Dilma Rousseff en 2014 le pidió una “ayuda” al industrial. Neves consiguió elegirse como diputado federal, lo que por el momento podría preservarlo de una investigación y juicio. Los abogados de Joesley pusieron en duda los argumentos para el arresto de su defendido. El abogado André Callegari sostuvo que “Joesley cumplió en forma estricta con su papel de colaborador” y añadió, en una nota, que por esa razón “causa extrañeza el pedido de prisión temporaria”.

Dejar respuesta

Please enter your comment!
Please enter your name here