Bolsonaro cancela la compra de vacuna china

0
Jair Bolsonaro - Foto: Marcos Corrêa/PR

Por Eleonora Gosman – San Pablo

“El presidente soy yo”. Con esa frase, y sin ninguna otra justificación, el presidente Jair Bolsonaro decidió de un momento para otro cancelar la compra de 46 millones de dosis de la vacuna Coronavac, producida por el instituto Butantan con la licencia del laboratorio chino Sinovac. El martes, en una reunión con los gobernadores de los 27 estados provinciales de Brasil, el ministro de Salud, general Eduardo Pazuello, se había comprometido a adquirir esa cantidad de inmunizantes para distribuirlas por todo el país a través del Sistema Unico de Salud (SUS). Este miércoles, el ministro desapareció de la escena política debido a que le dio positivo el teste de Covid-19.

Ayer, en la cita con los gobernadores estuvo también el jefe del estado paulista Joao Doria, con quien Bolsonaro tiene una relación conflictiva. Eso se debe a dos factores: el primero, es que gobernador y presidente tuvieron disidencias desde el inicio de la pandemia, sobre cómo enfrentar la situación. La otra causa es que el jefe de Estado ve a Doria como uno de sus principales adversarios (más enemigos) en las elecciones presidenciales de 2022.

El gobernador de San Plabo, João Doria, en una conferencia de prensa en el Congreso

Bolsonaro argumentó, para tomar semejante resolución, que el precio de la Coronavac es “muy caro”. Según dijo, costará 10 dólares por dosis “y Brasil no tiene como sustentar ese costo para 100 millones de habitantes”. Sobre la vacuna específicamente sostuvo que la “desconoce” pero que a su juicio “ningún país del mundo está interesado en ella. Puede ser que algún país la tenga. Ahora, las vacunas deben tener comprobación científica”.

Arremetió directamente contra el gobernador de Sam Pablo: “Hubo una distorsión por parte del señor Doria. El tiene un. Protocolo de intenciones, que yo mandé a cancelar. El presidente soy yo, no abro mano de mi autoridad, hasta porque estaría comprando una vacuna en la que nadie se interesa”.

A pesar de su expresa divergencia con el ministro Pazuello, que es general del Ejército brasileño, Bolsonaro dijo que está “perfectamente afinado con él, trabajando en búsqueda de una vacuna confiable”. Añadió: “Estoy trabajando con Pazuello y sus médicos sobre eso. Creo que la población está cansada de los discursos terroristas de comienzos de la pandemia”.

Las declaraciones de Bolsonaro a la prensa ocurrieron durante una visita a las instalaciones del Centro Experimental Aramar, donde se desarrolla el primer submarino de propulsión nuclear en Brasil.

DEJA UNA RESPUESTA

Por favor ingrese su comentario!
Por favor ingrese su nombre aquí