Bolsonaro y Haddad se consolidan como favoritos

    0
    Bolsonaro y Haddad se consolidan como favoritos
    Saludo. El delfín del presidente Lula da Silva, Fernando Haddad, en un acto en Jaquié, en el nordestino estado de Bahía, el sábado pasado. dpa

    El ultraderechista pasó del 26 al 28% y el candidato del PT del 13 al 16%, según Datafolha.

    La última encuesta de Datafolha, publicada este jueves, confirmó los datos que había aportado Ibope: por el momento, el derechista Jair Bolsonaro y el petista Fernando Haddad son los candidatos que podrían pasar a la segunda vuelta, el 28 de octubre. El diputado conservador subió, según esa investigación, de 26 a 28 por ciento. Y el sustituto de Lula da Silva consiguió diferenciarse del pelotón: pasó de 13 a 16 por ciento. El laborista Ciro Gomes quedó estancado en 13%, y otro tanto ocurrió con Geraldo Alckmin, quién continúa con una baja seducción electoral (9%). Marina Silva se derrumbó a 6% y es difícil que se pueda recuperar, cuando apenas faltan 16 días para el primer turno de los comicios.

    Para Datafolha, la distancia entre Haddad y el tercero, Ciro, todavía no alcanza para que el aspirante del PT garantice su lugar para la vuelta definitiva, a fines de este mes. Pero también señala una diferencia entre ambos postulantes. Mientras Haddad avanza en forma acelerada, Gomes quedó estancado.

    Jair Bolsonaro.
    Jair Bolsonaro.

    Los analistas subrayan esa condición del dirigente designado por Lula para su reemplazo. Afirman que el potencial del ex intendente de San Pablo “es grande”, pero también advierten que hay un segmento considerable de indecisos que, eventualmente, podría alterar el cuadro.

    Tanto Ciro como Alckmin, el ex gobernador paulista que encabeza la fórmula por la socialdemocracia, tienden a enfocar sus campañas contra el profesor universitario y ex ministro de Educación de Lula. Para Gomes, el político del PT es “un candidato sin experiencia” y le suma, a eso, que en caso de ser elegido “será comandado por Lula”. Alckmin a su vez intentará asociar la figura de Fernando a la corrupción del Partido de los Trabajadores, involucrado en denuncias del Lava Jato.

    Estos dos competidores tienen sin embargo algunos problemas. El ex gobernador paulista no puede hablar libremente de corrupción, ya que él fue denunciado en el caso de la licitación pública del subte paulista. Y además miembros muy conocidos de su partido se han visto fuertemente afectados por el Lava Jato y otros escándalos. Uno de los candidatos más cotizados entre la élite paulista, Joao Amoedo, declaró: “Veo como muy improbable, casi inviable, que Alckmin pase a la segunda vuelta. Y esto es así porque básicamente la gente quiere renovación en la política. El PSDB, desgraciadamente a lo largo de los últimos tiempos se alió con gente denunciada por el mensalao y por el Lava Jato”.

    En cuanto a Ciro, la experiencia del laborista (Partido Democrático Trabalhista o PDT) tampoco sobresale a nivel nacional. Fue gobernador de Ceará y diputado federal. En estos comicios buscó desesperadamente la ayuda de Lula a quién intentó visitar en la celda de Curitiba; pero la justicia se lo impidió.

    La expectativa de Gomes era ni más ni menos que contar con la bendición del líder más popular de estos tiempos, que logró aun encarcelado llevarse en la última encuesta en la que figuró nada menos que 39% de las intenciones de voto.

    A quién le complica la situación es a Jair Bolsonaro. El diputado de la extrema derecha continúa internado luego del ataque en el que intentaron matarlo de un cuchillazo hace 14 días en Juiz de Fora, Minas Gerais. Este jueves informaron en el hospital Israelita Albert Einstein, que Bolsonaro había tenido un nuevo episodio de cuidado.

    Le hicieron una tomografía y detectaron líquido en el abdomen, lo que indicaría que alguna de las suturas puede estar inflamada ya que tuvo un aumento de la temperatura (casi 38 grados). Sin ser un caso agudo, esto lo obligará a permanecer por lo menos otra semana en esa clínica que figura entre los más calificados de América Latina.

    A Bolsonaro lo afectaron también las declaraciones desmedidas de su candidato a vice, el ex general Antonio Hamilton Mourao. Mostraron a este militar como un “extremista” en estado puro. Llegó a decir que aquellos hogares donde no hay padre, y sólo están abuelas y madres para criar adolescentes, “se terminan convirtiendo en fábricas de potenciales delincuentes”. Eso produjo una reacción primero de los ex compañeros de arma del hombre devenido en político. Pero también del propio Bolsonaro que salió a defender públicamente el lugar destacado de la mujer en la vida hogareña del país.

    Eleonora Gosman

    DEJA UNA RESPUESTA

    Por favor ingrese su comentario!
    Por favor ingrese su nombre aquí