Brasil es la mayor traba en el acuerdo con la Unión Europea

0
50
Foto: Victor Moriyama/Greenpeace

Los parlamentos de Holanda, Austria e Irlanda votaron en contra del tratado birregional, por cuenta de la destrucción de la selva amazónica.

San Pablo – Eleonora Gosman

Este lunes comienza la primera cumbre virtual del Mercosur. Coordinada, operativamente, desde Asunción que tiene la presidencia pro tempore, no hay nada más que llame la atención. El gran triunfo de la presidencial de junio del 2019, el acuerdo con la Unión Europea hoy flaquea. Y por varias razones. Una, desde luego, es la pandemia que ha puesto en juego cualquier iniciativa internacional. Nadie sabe, a ciencia cierta, cuando el mundo “retornará a lo normal”. Pero es esta la única causa.

Entre fines del año pasado y mayo último, tres parlamentos votaron en contra del tratado: Austria, Irlanda y Holanda. Las razones que esgrimieron, en su momento, fueron de tipo ambiental. No los convencía una sociedad con una región que tiene, como uno de sus pilares, a Brasil. Y eso por cuenta del rompecabezas del Amazonas.

Para presionar todavía más fuerte se aunaron varias entidades de derechos humanos y ambientales de Europa para presentar una demanda de anulación del tratado firmado hace un año. Presentada este viernes formalmente ante la Comisión Europea, el proceso iniciado advierte que no hay una evaluación sobre el impacto en el medio ambiente de políticas agresivas de países del Mercosur. Según reveló el columnista de Folha de Sao Paulo, Jamil Chade, en la “queja formal” de cinco organizaciones de la sociedad civil europea se expone el desacuerdo con la organización que “condujo las negociaciones sin informaciones apropiadas y actualizadas de los impactos sociales, ambientes y económicos del acuerdo comercial propuesto”. Por ejemplo, “no incluye datos recientes sobre la tasa de desforestación de la selva tropical por parte de Brasil, como tampoco los cambios recientes realizados sobre la estructura legal forestal”.

Nadie mejor que un diplomático europeo en Brasilia para definir los riesgos de un estancamiento. “Apelo a Brasil para que reduzca la desforestación de manera rápida, drástica, sustentable y a largo plazo fortalecer la reforestación”. Esa fue la declaración del embajador alemán Georg Witschel, quien ya retornó a Berlín, al alertar sobre los riesgos que se avecinaban: “Si Brasil quiere que avance el acuerdo con la Unión Europea, y que este no sea impedido por los parlamentos, tendrá que ofrecer una política estricta en ese ámbito”.

A pesar de las críticas por el desmonte de la floresta amazónica, el gobierno de Jair Bolsonaro se mostró ineficaz en detener los incendios y los claros selváticos provocados por la tala de árboles. En 2019, por ejemplo, aumentó 34% la derribada de la selva.

Según los datos más actuales, en las primeras tres semanas de junio el número de focos de incendios superó un pico registrado por última vez en 2007, para la misma época. Más precisamente, el Instituto Nacional de Investigaciones Espaciales (INPE) detectó 1.469 puntos de incendios, entre el 1º y el 21 de junio último un valor 30,5% superior al documentado en el mismo período del año pasado.

Dejar respuesta

Please enter your comment!
Please enter your name here