Con promesas, EEUU busca en apoyo de Bolsonaro en la Cumbre de las Américas

0

Cristopher Dodd, enviado especial de Washington, llegó a Brasilia con el pedido. Y a cambio de ese compromiso, le ofreció una bilateral exclusiva con el presidente Joe Biden.

Este 24 de mayo por la mañana, el presidente de Brasil Jair Bolsonaro recibió en el Palacio del Planalto a Cristopher Dodd, enviado especial de Washington. El ex senador demócrata llegó con un pedido y una promesa. Al jefe de Estado brasileño le solicitó que participe en la Cumbre de las Américas, el 6 de junio en Los Angeles. Y a cambio de ese compromiso, le ofreció una bilateral exclusiva con Joe Biden. Lo que está en juego es la realización de esa conferencia, que ocurre cada cuatro años.

En 2005 la congregación se realizó en Mar del Plata, y su celebridad provino del hecho de que Argentina y Brasil enterraron el proyecto del ALCA. Después ocurriría en 2014, la aproximación en Panamá, con la presencia de Barack Obama, entre los polos opuestos: se estableció, entonces, el plan de retornar a Cuba de su destierro forzado. En 2018 sencillamente no hubo nada interesante: con Donald Trump en el poder, no habría por qué esperar alguna iniciativa destacada.

Ahora, le llegó el turno a Biden. Y el jefe de la Casa Blanca teme las dos grandes ausencias que se perfilaron estos meses. Por un lado, la del mexicano Manuel López Obrador, que se negó a asistir a una cúpula continental sin la presencia de Cuba, Venezuela y Nicaragua. En el caso de Brasil, la historia no tiene perfiles reivindicativos. 

Aunque Bolsonaro no hizo declaraciones directas, se sabe que el jefe del Planalto y el Palacio de Itamaraty (sede de la diplomacia) han desmerecido la importancia de la convocatoria de EEUU.

Aunque Bolsonaro no hizo declaraciones directas, se sabe que el jefe del Planalto y el Palacio de Itamaraty (sede de la diplomacia) han desmerecido la importancia de esa convocatoria. A los colaboradores presidenciales se les imponen dos interrogantes; el primero es cuán positiva puede ser una bilateral con su colega norteamericano, en el sentido de salir de allí ideas “constructivas”.

La segunda pregunta que se formulan es si una foto con Biden le dará algún rédito electoral. Bueno es recordar que el próximo 2 de octubre el brasileño concurrirá a las urnas para su reelección por otros 4 años. Y las encuestas lo ponen en segundo lugar. Algunos de los funcionarios locales juzgan que no habría para cosechar de esa cita a solas. 

Bolsonaro no ha manifestado todavía públicamente su decisión. Y en su entorno se esfuerzan por calcular las ventajas que podrían proceder de la reunión.

Desde la embajada norteamericana en Brasilia no dudaron de la conveniencia de tener a Bolsonaro en LA. “Estamos ansiosos por la participación de Brasil en esta cumbre. Brasil es un socio crucial en la región, con compromisos con la democracia que compartimos, con los derechos humanos, la prosperidad económica y el Estado de Derecho”. Desde luego, las presiones sobre Brasil empezaron antes, a fines de abril. En aquel momento, la subsecretaria de Estado Victoria Nuland se reunió con diplomáticos brasileños para expresar el interés de Estados Unidos en la activa participación del país. 

Nadie duda que sin Brasil y sin México, la cumbre perdería las dos economías latinoamericanas más importantes. Y dejaría resabios en la decisión de Biden de retomar estas citas continentales como una vuelta de Washington al interés por el continente; especialmente, por aquéllos de habla castellana y portuguesa. Trump tenía una política externa opuesta, en ese sentido. Tanto que, en la conferencia de Perú, en 2018, estuvo ausente. Bolsonaro no ha manifestado todavía públicamente su decisión. Y en su entorno se esfuerzan por calcular las ventajas que podrían proceder de la reunión. En verdad, en medio de una crisis inflacionaria que perjudica a los votantes más pobres, es difícil que el apretón de manos con Biden le sume popularidad.

DEJA UNA RESPUESTA

Por favor ingrese su comentario!
Por favor ingrese su nombre aquí