La petrolera estatal brasileña admitió que fue intimada por la SEC, el ente regulador del mercado de capitales.

No sólo los contratiempos locales cercan a la Petrobras; también los internacionales comenzaron a asediarla: la empresa confirmó ayer que la SEC (Securities and Exchange Commission) de Estados Unidos la intimó a presentar documentos que deberán facilitar un análisis norteamericano sobre los casos de corrupción que la involucran. El organismo regulador del mercado de capitales debió intervenir por el hecho de que las acciones de la compañía se negocian en la Bolsa de Nueva York.

A los apuros en que se encuentra la estatal brasileña desde mediados del año, se suman ahora los que deberá enfrentar ante las autoridades estadounidenses, que el viernes pasado notificaron a la cúpula empresarial sobre el inicio de las investigaciones. Los directivos de la petrolera “verde-amarela” respondieron, según consta en un comunicado, que remitirán los papeles solicitados “después de concluir un trabajo conjunto” con la oficina de abogados estadounidense Gibson, Dunn & Crutcher y el brasileño Trench, Rossi y Watanabe. Ambos fueron contratados por la empresa para un “estudio interno independiente”. Petrobras afirmó que asumirá el “compromiso de atender a las autoridades de Estados Unidos con el mismo empeño que atiende a las de Brasil”.

Una consecuencia obvia de los tormentos que acosan a la estatal, a partir de la Operación “Lava Jato” (lavado a chorro) desencadenada por la policía federal brasileña con la venia del juez federal Sergio Moro, fue el alejamiento de los fondos externos que muestran poca predisposición a invertir en papeles de la empresa. El hecho no sólo afecta a la compañía sino también a empresas brasileñas que cotizan en el exterior.

Según el diario Estado de São Paulo, los operadores extranjeros que habitualmente negociaban papeles de la empresa se sienten ahora “atemorizados” y en función de esas incertidumbres decidieron venderlas aun a pérdida, por miedo a que la situación no haga más que empeorar. Otros, sin embargo, prefieren aguardar antes de deshacerse de las acciones con la esperanza de una recuperación de sus precios.

Para la mayoría, las denuncias que corroen el funcionamiento de la petrolera no solo afectan su imagen sino también “las de otras estatales brasileñas”. Hay quienes opinan que la “reputación” de Brasil se tornó “mala” como consecuencia de la corrupción existente desde hace ya más de una década. Y consideran que la situación de la petrolera “empeoró” la evaluación previa.

El strip-tease al que fue sometida la compañía, a partir de los trascendidos de las investigaciones de los sabuesos federales y del juez Moro, generó un fuerte agrietamiento en la sólida estructura que la petrolera solía exhibir en la primera década del milenio.

Muchas de las “filtraciones”, especialmente de las delaciones de ex directores de la empresa detenidos, sirvieron básicamente para los fines de la campaña del opositor Aécio Neves antes que para curar la gangrena corruptora. El magistrado que conduce la causa fue puesto bajo sospecha por los directivos de las empresas que se vieron privados de libertad de la noche a la mañana, para permanecer en prisión apenas por algunos días. Estos critican al juez que haya prohibido mencionar los nombres del “centenar” de políticos brasileños que habrían recibido coimas de parte de las constructoras contratadas por la compañía estatal.

 

Dejar respuesta

Please enter your comment!
Please enter your name here