El incendio del Museo de Río se mete en la campaña presidencial

    0
    El incendio del Museo de Río se mete en la campaña presidencial
    Tras el incendio del domingo, sólo las paredes del Museo Nacional de Río de Janeiro quedaron en pie. AFP

    El derechista Bolsonaro cuestionó el uso de fondos para promover la cultura.

    “Es un terremoto en nuestras vidas” decía Aline, estudiante de la Universidad Federal de Río de janeiro (UFRJ). Junto a otros miles de jóvenes fue a la cita en Cinelandia, en el corazón céntrico de la capital carioca, para “llorar, gritar y protestar” contra el incendio del Museo Nacional. “La cultura trae ciudadanía; un país sin cultura no existe”, se indignó Yago Graco, estudiante de Historia. Más de 20 millones de piezas se convirtieron, el domingo, en humo y cenizas. Es el caso del señor Jair Bolsonaro, candidato de la ultraderecha, a quien en medio de la tragedia no se le ocurrió nada mejor que decir que pretende dar de baja, si llega al gobierno, a la ley Rouanet. Sancionada en 1991, creó un programa de incentivos a todas las actividades culturales de Brasil.

    Bolsonaro, el postulante ultraconservador que parece imponerse en el electorado brasileño de derecha, declaró: “No estoy en contra de la cultura. Pero esa ley tiene que ser revisada”. También se mostró seguro de que si llegara a ocupar el despacho presidencial del Palacio del Planalto “la cultura dejará de ser ministerio y pasará a ser secretaría”. El primer intento de esa “reforma” lo trató de hacer Michel Temer, al principio de su gestión nacida del impeachment contra Dilma Rousseff. Pero fue tan grande el rechazo que generó el anuncio de esa medida, que el jefe de Estado no tuvo más remedio que retroceder.

    El candidato Jair Bolsonaro, en el Congreso. EFE
    El candidato Jair Bolsonaro, en el Congreso. EFE

    Lo cierto es que, aún con el ministerio cultural conservado, el gobierno federal en manos de Temer gastó apenas 2.000 dólares desde 2016 en la seguridad y protección del museo incinerado. Así lo reveló la ONG Cuentas Abiertas. Este año, inclusive, el Museo Nacional recibió apenas 20 mil dólares. Esta fue, entonces, un desastre anunciado.

    Viene ahora el momento de lamentarse y buscar alguna salida que deje impunes a los responsables de la catástrofe. El Banco Nacional de Desarrollo Económico y Social (BNDES) anunció el lanzamiento de “una línea de patrocinamiento” de 6,2 millones de dólares que serán destinados a la modernización y seguridad de los museos. Así lo anunció este martes el jefe de la entidad, Dyogo Oliveira. Esa idea póstuma nació de una reunión que mantuvo Temer con sus ministros, durante buena parte del lunes, para ver como arreglaba el desaguisado.

    Esos recursos, que estarán disponibles en octubre, es decir, en el momento de la elección nacional, irán para las instituciones que albergan acervos históricos. Y podrán ser tanto públicas como privadas.

    Entre tanto, la policía federal está abocada a investigar los orígenes del fuego y las razones por las cuales no pudo ser apagado a tiempo. Confirmaron que cuenta, para eso, con las filmaciones de 16 cámaras localizadas en el interior del Museo. Ese material pudo ser rescatado en una central de filmaciones. El análisis y las averiguaciones corren por cuenta del departamento de represión a delitos contra el medio ambiente y el patrimonio histórico.

    Para el candidato socialdemócrata Geraldo Alckmin, ex gobernador de San Pablo que, con su 7% de popularidad, compite en la misma franja de electores que Bolsonaro, el gran problema es que “Brasil pasa por una crisis fiscal generalizada. No es sólo el Museo, es todo. No hay dinero para hospitales, para escuelas y rutas, y esto en medio de una crisis fiscal sin precedentes”. Agregó que, con todo, su eventual gobierno “dará prioridad a la cultura. Está implícito en nuestro programa el cuidado de los museos”.

    Eleonora Gosman

    DEJA UNA RESPUESTA

    Por favor ingrese su comentario!
    Por favor ingrese su nombre aquí