El mundo se divide entre coronavirus y desempleo

0
71
Imagen de Jeyaratnam Caniceus de Pixabay

Una encuesta internacional realizada por la consultora Ipsos revela que los dos principales focos de preocupación son el Coronavirus y el desempleo. Pero la consulta, realizada entre 26 países, reveló también la indignación por el aumento de los precios de los alimentos. Para 60%, los costos se elevaron sensiblemente; y en Argentina, Sudáfrica y México, 81% se quejó del alza inflacionaria en ese rubro.

Por Eleonora Gosman – San Pablo

El Covid-19 sumó un nuevo contagiado en Brasilia: el ministro de Educación Milton Ribeiro, quién asumió el jueves pasado. El flamante funcionario indicó que había dado positivo el teste para identificar el Coronavirus. Y avisó que pasa a “despachar” los asuntos de su cartera desde su residencia. Pasado el mediodía del lunes último, el ministro de Ciudadanía Onyx Lorenzoni se sumó a la lista de quienes contrajeron la dolencia.

Esos elevados números de la pandemia en Brasil han promovido un vuelco en las percepciones de la población: 70 por ciento se inquieta por las consecuencias del Covid y se siente aprensiva frente a la inminencia de la vuelta a los lugares de trabajo.  Ya no se trata de creer que es una “gripecita”, como dijo el presidente Jair Bolsonaro.

El análisis de esa encuestadora mostró que para 56% de los consultados, lo que más preocupa es la pandemia. Y el segundo lugar lo ocupa el sistema de salud (44%).

Las cifras son compatibles con las verificadas en el resto del mundo, como muestra la investigación de Ipsos:  What Worries the World. Los resultados arrojan que 55% entrevistados en 26 naciones siente que el Covid es la principal preocupación de las personas en su país. Es el “mayor de los problemas” comparado con otros 5 ítems esenciales citados. El mundo ahora está dividido sobre si el coronavirus o el desempleo es el problema más preocupante que enfrenta su país hoy.

La pandemia ha sumado muchos factores de incertidumbre y el alza de los precios de alimentos figura entre ellos.  De acuerdo con la encuesta en esos 26 países (con un total de 18.000 entrevistados), 60% indicó que los costos aumentaron: en Argentina en particular, 81% manifestó que la suba era muy elevada; el mismo porcentaje evidenciaron Sudáfrica y México; seguidos por Chile y Bélgica.  En Brasil, “la gente dice que están pagando más. Casi dos tercios afirma que el costo de los comestibles ha aumentado incluso cuando las economías enfrentan presiones deflacionarias”. El fenómeno impacta en las grandes economías, como la de Estados Unidos. Allí el índice de inflación de alimentos alcanzó el 4,5% en los últimos 12 meses. Sin embargo, la inflación, excluidos alimentos y energía, fue tan solo de 0,2%.

Un capítulo especial es el referido a la hidroxicloroquina, cuyo uso defiende el presidente Bolsonaro para combatir el Coronavirus. Lejos de lo que podría pensarse, esa prédica no llegó a calar en la población. La encuestadora publica que apenas 18% “cree que la droga cura el nuevo coronavirus”. Pone a la India como ejemplo de mayor credulidad (37%) y a los británicos como los más escépticos (2% confía en ese medicamento).

La vuelta a la escuela de los chicos, programadas para agosto y septiembre, genera desasosiego en las familias: 85% de los brasileños encuestados reveló sus recelos ante ese retorno a clases.  Y en cuanto al empleo, una mayoría desconfía de mantenerlo luego de la pandemia.

De acuerdo con Ipsos, 40% de la población experimenta ansiedad; entre los más afectadas están las mujeres: 49% reveló síntomas; en cuanto a los hombres, 39% indicó que sufre de tensiones. Estos datos forman parte del “Tracking the Coronavirus” realizado semanalmente en 16 países.

Desde luego, semejante desazón tiene que ver con la aprensión sobre el reinicio de la economía. Las personas mayores son las que creen mayoritariamente que los trabajos perdidos en medio de COVID-19 no volverán. Aquellos que tienen más de 44 años no ven un repunte del empleo a medida que se levantan los bloqueos. Muchos piensan que es poco probable que la economía se recupere rápidamente una vez que termine el bloqueo de COVID-19.

Dejar respuesta

Please enter your comment!
Please enter your name here