En el tramo final de la campaña, las redes sociales dan empuje a Jair Bolsonaro en Brasil

    0
    Propaganda. A horas de los comicios presidenciales, Jair Bolsonaro lidera por 10 puntos en todos los sondeos (EFE).
    Propaganda. A horas de los comicios presidenciales, Jair Bolsonaro lidera por 10 puntos en todos los sondeos (EFE).

    El ultraderechista es el que más usó Facebook, Twitter y WhatsApp. El 81% de sus votantes se informa por esas vías. La TV,  poco eficaz para la propaganda política.

    Estas elecciones brasileñas van a marcar un cambio estratégico en la propaganda política. Después de la experiencia de Donald Trump en Estados Unidos y de Andrés López Obrador en México, son los primeros comicios en un país de más de 200 millones de habitantes donde se usan en forma masiva las redes sociales. Y todo indica un éxito incuestionable de ese medio, tanto para la transmisión de mensajes positivos sobre un candidato, como para hacer uso de las fake news (noticias falsas) con el fin de denigrar al adversario. Un relevamiento extraordinario realizado por la consultora Datafolha reveló el alcance de este fenómeno.

    ¿Qué dice la encuestadora? Que el presidenciable estelar de la ultraderecha, Jair Bolsonaro, es quien más utilizó Facebook, Twitter y sobre todo WhatsApp. Su base electoral es la más proficua en el uso de este medio en comparación con los otros tres postulantes con importante popularidad. El 81% de los que votan al ex capitán del ejército se informó a través de esas plataformas.

    Sus competidores, en cambio, no llegaron a percibir a tiempo la importancia de ese instrumento. Fernando Haddad, el segundo del ranking, contaba apenas con 58% de los adherentes informados a través de WhatsApp. El socialdemócrata Geraldo Alckmin registró un índice todavía más bajo: solo 53% de sus potenciales votantes fueron alcanzados por las redes. El laborista Ciro Gomes mostró una performance mejor: 72%.

    Arrastre. Simpatizantes femeninas en un acto de campaña de Jair Bolsonaro en Río (Reuters).
    Arrastre. Simpatizantes femeninas en un acto de campaña de Jair Bolsonaro en Río (Reuters).

    Pero esta elección va a ser recordada por un ejemplo que hoy permite medir el impacto de las redes sociales en comparación con medios más tradicionales como la TV y la radio. Mientras Bolsonaro contaba apenas con 8 segundos de propaganda televisiva y radial, en el horario fijado para la publicidad gratuita, Alckmin tuvo acceso a 5 minutos 12 segundos de exposición en ambos medios, gracias a la gran coalición política que configuró con partidos de centro. Es una distribución de tiempo de propaganda conferida por la ley electoral.

    Antes del lanzamientode las campañas en agosto, el ex gobernador de San Pablo juzgaba que, con esa exposición en las plataformas tradicionales de comunicación, rápidamente iría a superar en intenciones de voto a su competidor por la centro derecha: Bolsonaro. Fue un grave error de cálculo de los publicitarios que lo rodearon. Hoy, el diputado ultraconservador registra 32% de favoritismo del electorado; Alckmin no consiguió transponer el 7%. Probablemente, éste sea el asunto más innovador en la publicidad política.

    Hay más datos. Entre los electores del diputado derechista, 61% se informa de la camapaña a través de WhatsApp. Con Ciro Gomes, baja a 46%. Peor es el caso de Haddad, que registra apenas 38% de adherentes que utilizan esa plataforma.

    Es precisamente la coalición “Brasil feliz de nuevo”, que lleva al petista, la que tal vez haya menospreciado con más intensidad esa herramienta. Recién ahora percibe su alcance. Y es por el tremendo impacto causado por las “fake news” sobre su propia base. Haddad denunció la clase de “noticias falsas” distribuidas sobre él en las redes sociales. Lo culpan de haber dicho que “el Estado se hace cargo de los niños a partir de los 5 años y los dejará elegir libremente el género”. También de haber fomentado “el abuso infantil” y de haber introducido en los jardines maternales “una mamadera erótica”.

    el candidato del PT denuncia una “campaña sucia” en su contra
    Fernando Haddad, el elegido de Lula da Silva, conversa con periodistas en San Pablo. AFP

    En los últimos cuatro días, hubo 11 publicaciones falsas de gran repercusión. En Facebook se publicaron 35 de esas “fake news”, que fueron compartidas por 400.000 adscriptos y alcanzaron millones de electores. Cuatro videos posteados en las redes sociales alcanzaron por sí solos 2,7 millones de visualizaciones.

    Haddad, que había apostado a la fórmula “paz y amor”, aquella que llevó a Lula da Silva al poder en las elecciones de 2002, se resistió hasta comienzos de esta semana a modificar su conducta. Pretendía preservar la estrategia “propositiva” frente a los ataques de la competencia.

    Como heredero del ex mandatario preso en Curitiba, Haddad comenzó enseguida a subir en las encuestas a partir de reemplazar a su padrino en la fórmula presidencial. Era una “herencia” natural. Pero llegó el momento del estancamiento: hoy está en 23% de las intenciones de voto,apenas dos puntos arriba de hace una semana. Lo que percibieron sus colaboradores es que el político perdía adherentes en las periferias ciudadanas. El propio Lula llegó a advertírselo hace 10 días, cuando le dijo que muchos votantes de las capas más pobres se estaban pasando a Bolsonaro.

    En el entorno del ex ministro de Educación, admiten ahora los errores. Uno de ellos indicó que “hubo dificultad para reaccionar a las ‘fake news’ de los contrarios. Fue un tema que menospreciamos”. Desde ahora, dijo el colaborador de Haddad, “tendremos más agilidad para responder las ofensivas. Y si es preciso, pondremos abogados para accionar a la justicia contra los ataques de Bolsonaro”. Dicho y hecho. En su mensaje del último día de propaganda televisiva y radial, Haddad lanzó primero un mensaje de esperanza, pero de inmediato resaltó que fue “víctima de un juego sucio”. Bolsonaro, desde el otro extremo del arco político, siguió el mismo guión, al decir que él mismo fue objeto de “mentiras, calumnias y persecución”, recordando que había recibido cuchillazos en un acto de campaña en Juiz de Fora, ciudad industrial de Minas Gerai

    Eleonora Gosman

    DEJA UNA RESPUESTA

    Por favor ingrese su comentario!
    Por favor ingrese su nombre aquí