Fernando Haddad evita los ataques y ya piensa en la segunda vuelta

    0
    Fernando Haddad evita los ataques y ya piensa en la segunda vuelta
    Candidato. Fernando Haddad, el aspirante del Partido de los Trabajadores. /REUTERS

    El candidato del PT sigue el consejo de Lula da Silva: no responder a agresiones de sus rivales y mostrarse moderado.

    En 2002, días antes de las presidenciales, el sindicalista y luego presidente Lula da Silva lanzaba una “Carta al Pueblo Brasileño”. Con esto pretendía convencer a los mercados financieros que iría a “respetar las reglas del juego”. De allí surgió la consigna que habría de tonificar su campaña: “Lulinha paz y amor”. 16 años después, el actual candidato del frente “El Pueblo Feliz de Nuevo”, Fernando Haddad, no precisa demostrar su “moderación” al mundo empresarial y de las finanzas. Pero sí tiene que hacer frente a una campaña donde se pretende endilgarle la calificación de “extremo”, al igual que su oponente principal, Jair Bolsonaro.

    Quien conoce al profesor universitario, que fue ministro de Educación y luego intendente de San Pablo, no duda de su temperamento apaciguador. Con todo, el presidenciable sigue las instrucciones del verdadero jefe de campaña, el ex jefe de Estado preso en Curitiba. El lunes, precisamente, estuvo reunido con él. Y recibió un consejo: “No responder a eventuales provocaciones de sus adversarios”. Especialmente, las que puedan venir del socialdemócrata Geraldo Alck-min o del laborista Ciro Gomes, quien todavía sueña con entrar en la segunda vuelta y competir con el diputado de la ultraderecha.

    En un encuentro con periodistas en la mañana del miércoles, entre ellos Clarín, Haddad fue contundente: “Nuestra línea es realizar propuestas y no caer en ataques. Lo que veo es que hay demasiadas agresiones y pocos enunciados”.

    -¿Se mantendría esa conducta después del 7 de octubre, cuando se juegue eventualmente la segunda vuelta con Jair Bolsonaro?

    -Desde luego que sí. Nosotros haremos más propuestas y nos negaremos a cualquier ataque. No vamos a responderlos. Nosotros queremos paz y democracia; no queremos dictadura. Pretendemos discutir derechos, trabajo y educación. Si hay una campaña que parte hacia la ofensiva, no va a contribuir a lo que el país precisa en este momento: un ambiente de diálogo, de iniciativas y de respeto mutuo.

    -¿Piensa negociar con los partidos del centro que hoy apoyan a Geraldo Alckmin para el segundo turno?

    -Vamos a esperar hasta el 7 de octubre porque no tenemos nada garantizado. Tendremos que trabajar fuerte hasta esa fecha. Para después, la línea se mantendrá como ahora, en la defensa de nuestro programa, más los derechos y la democracia. Es claro que en la segunda vuelta debemos comenzar a pensar en cómo asegurar que las propuestas sean votadas por el Congreso. Estamos dispuestos a dialogar con todo el mundo.

    Haddad llevó el mismo mensaje por la tarde en el debate de los presidenciables por la TV SBT y el site UOL, del grupo Folha de Sao Paulo. Pero en la entrevista indicó que una de las claves de la recuperación económica será retomar las obras públicas que fueron paralizadas luego de la caída de la ex presidenta Dilma Rousseff. Esas obras difícilmente podrán ser reiniciadas si se mantiene la ley del “Techo de gastos” presupuestario, que permite tan solo un ajuste por inflación, en los próximos 20 años. Haddad cuestionó esa iniciativa, que había sido promovida por el ex ministro de Hacienda Henrique Meirelles. Sostuvo, también, que “con esa ley, se congeló por 20 años el gasto del Estado. Es una reforma constitucional exótica”. Habrá que ver cuál es la estrategia de un eventual gobierno petista para equilibrar el déficit fiscal.

    Eleonora Gosman

    Dejar respuesta

    Please enter your comment!
    Please enter your name here