Fernando Henrique: «No es momento para el impeachment a Bolsonaro»

0
impeachment a Bolsonaro

El ex presidente de Brasil dijo que «si la situación sale de control, tal vez Bolsonaro tenga que renunciar».

Por Eleonora Gosman (San Pablo)

En una entrevista por video, el ex presidente e intelectual brasileño Fernando Henrique Cardoso, juzgó que este «no es el momento» para un impeachment contra Jair Bolsonaro. Pero también evaluó que, si la situación sale de control, tal vez Bolsonaro tenga que «renunciar». En ese caso, su vicepresidente Hamilton Moura tendría que continuar su mandato que se extiende hasta diciembre de 2022.

El periodista Tales Faría, columnista del portal Uol, le dijo a Cardoso que «ya se comenzó a hablar de renuncia» en varios medios políticos y periodísticos. Y le preguntó qué pensaba de esa posibilidad. La respuesta textual fue la siguiente: Ya tuvimos dos impeachment y vimos que sus consecuencias son complicadas». Refería a la destitución vía Congreso de Fernando Collor de Melo en 1992 y de la ex presidenta Dilma Rousseff en 2016.

Según Cardoso, «las estructuras políticas quedan fragilizadas. Hay que ser muy cuidadoso para sacar a alguien que tuvo votos. El vice, que es el segundo, también tuvo votos. Pero el pueblo no lo sabe». Para él, por el momento «no hay un motivo claro. Tendría que buscarse una causa de violación de la Constitución. Ahora, la renuncia es un acto individual». Admitió que no conoce a Bolslonaro: «No sé si escucha o no a las personas. Pero yo defiendo las instituciones y él es el presidente. Lo bueno para Brasil sería que el presidente entienda el papel que juega, y se calme un poco. Sus gestos bruscos dejan al país en suspenso».

Con todo, el ex presidente hizo una salvedad: «Ahora si Bolsonaro pierde las condiciones de gobernar, entonces tiene que venir el vicepresidente. Yo tengo simpatía por el vice Hamilton Mourao. Es una persona normal». Es más, Cardoso tuvo posibilidades de intercambiar con el general en la Universidad de Harvard, en Estados Unidos. «Lo conocí durante una conferencia. Pero no sé si llegó el momento para el reemplazo».

–¿Entonces usted cree que no es momento para la renuncia del presidente? Repreguntó el periodista.

–Eso va a complicar todavía más un cuadro problemático. Uno renuncia cuando ya no se tiene más condiciones de gobernar. Todavía no es el caso ni tampoco actúo en el sentido de promover esa situación. Pero yo soy realista y ese momento puede llegar. Y si no hay otra alternativa hay que seguir la Constitución. Pero no quiero ser parte de ningún arreglo conspirativo.

Al político, que fundó el Partido Socialdemócrata de Brasil (PSDB), el Coronavirus le infunde un temor: «Cuando llegue a las camadas populares, que tienen menos defensas, menos alimentación y menos asistencia médica, va a ser una hora de cohesión. Si se intenta sacar al presidente, eso no va a cohesionar sino dividir».

En San Pablo y en Brasilia muchos sectores pretenden desvestir al jefe de Estado. Cada vez más fuerzas políticas comparten esa posición. Y la pregunta que muchos se formulan es: «¿Mourao sería buen presidente?». Para FHC no hay dudas que «es un hombre sensato, educado y con experiencia. Y habla inglés razonablemente bien. De cualquier manera, no creo que vaya a ser presidente. Y si lo fuera habría que ver. Ser presidente no es fácil».

Cardoso insistió, sin embargo, que «en la hora que el pueblo se manifiesta en las calles, y los medios y el Congreso concuerdan, uno no puede mirar para otro lado. Esos son factores importantísimos. Antes eran las fuerzas armadas, pero ahora no: están en los cuarteles. Pero si el Congreso critica, los medios critican y el pueblo va a las calles, entonces no hay nada que hacer».

Para el ex jefe de Estado, que gobernó por dos períodos (entre 1995 y 2002), el titular de la Cámara de Diputados, Rodrigo Maia, tercero en la sucesión presidencial, el legislador «es una verdadera revelación». «Él es la expresión del sentimiento del Congreso. Tal vez su manera de ser que no es muy popular. Pero cuando toma una posición, él habla por el Congreso. Es un pilar de la institución».

Juzgó, finalmente, que no ve riesgo de una «intervención militar». Enfatizó: «No lo creo. El comandante de las Fuerzas Armadas tiene una idea concreta de su poder. Pero también tiene equilibrio. Es preciso contar con el conjunto de las instituciones para que se preserve lo esencial, que es un cierto orden para controlar la violencia, garantizar el empleo y respetar a la ley y la constitución». A juicio del ex mandatario, «Brasil requiere hoy un liderazgo político, no militar». ¿Pero qué hacer si falta ese liderazgo político? «En ese caso, Mourao es el sucesor natural de Bolsonaro».

Dejar respuesta

Please enter your comment!
Please enter your name here