Jair Bolsonaro admite que privatizará una parte de Petrobras
El presidente electo de Brasil, Jair Bolsonaro, el 14 de noviembre pasado en Brasilia. AFP

Podría incluir la distribución de combustibles, desde alguna de las refinerías a las estaciones de servicio.

Petrobras será privatizada pero en parte, no en su totalidad”. Así lo admitió el presidente electo Jair Bolsonaro al confirmar como futuro presidente de la estatal al economista Roberto Castello Branco, sugerido como jefe de la petrolera estatal por su colega y amigo, el futuro ministro de Economía Paulo Guedes. El propio Castello, cuyo nombre debe ser aún ratificado por el directorio de la compañía, admitió que el proyecto sería “reforzar (con la venta parcial) las inversiones en exploración y producción petrolera”.

Bolsonaro sostuvo, con todo, que la empresa pública “es estratégica” y que por ese motivo no será “totalmente” vendida a manos privadas. De cualquier modo, ésta era una exigencia del generalato que lo acompañó desde el año pasado en el montado de la campaña electoral y del programa gubernamental. Guedes, el próximo ministro económico, es partidario del desguace de la mayor cantidad de estatales posible. Así lo ha dicho reiteradamente. Y Castello Branco, también partidario de la venta de entes públicos, lo acompaña en ese pensamiento. Este último economista, que también tiene un doctorado en la Universidad de Chicago, admitió que podría ser vendida, por ejemplo, la parte de distribución de combustible, que va desde refinerías a estaciones de servicio.

En una rueda con la prensa improvisada en la puerta del condominio donde tiene su casa, en Barra da Tijuca, Bolsonaro insistió ante la prensa: “Yo le he dado carta blanca a Paulo Guedes. El es quién está decidiendo el equipo. Y lo que yo le exigiré será productividad. Necesitamos achicar la máquina y hacerla funcionar para el bienestar de la población”. Sobre el elenco elegido por su colaborador Guedes, el presidente electo sostuvo que “el propio mercado lo está probando y hasta ahora a reaccionado perfectamente bien ante los nombres”.

Los periodistas indagaron sobre la política de precios que tendrá la empresa. Ocurre que la compañía los tiene atados a las cotizaciones internacionales, lo que produjo un alza importante y provocó, a mediados de año, la huelga de los transportistas que paralizó el país. En la visión del futuro gobernante el problema de esos precios es que contienen un alto nivel de impuestos en el valor final: “El precio barato de los combustibles depende en parte de los gobernadores (de los estados provinciales)” que deberían rebajar la carga tributaria para aliviar el peso de los combustibles sobre la economía nacional y sobre los bolsillos de los consumidores.

El economista fue designado miembro del Consejo de Administración de Petrobras en 2015 por una designación de la ex presidenta Dilma Rousseff, quién lo nombró a instancias de su ex ministro de Hacienda Joaquim Levy. Este profesional, también economista, ocupará a partir del 1º de enero próximo la presidencia del Banco Nacional de Desarrollo Económico y Social (BNDES).

El economista fue designado miembro del Consejo de Administración de Petrobras en 2015 por una designación de la ex presidenta Dilma Rousseff, quién lo nombró a instancias de su ex ministro de Hacienda Joaquim Levy. Este profesional, también economista, ocupará a partir del 1º de enero próximo la presidencia del Banco Nacional de Desarrollo Económico y Social (BNDES).

Dejar respuesta

Please enter your comment!
Please enter your name here