Jair Bolsonaro debe mostrarse con programa y equipo

    0
    Jair Bolsonaro debe mostrarse con programa y equipo
    Con las manos como revólveres. Un seguidor de Jair Bolsonaro celebra en Barra da Tijuca, Río de Janeiro./ AFP

    Númericamente tienes las credenciales para triunfar. Pero participar en los debates le será un desafío

    Hay dos formas de leer los resultados de las presidenciales del domingo. Una es que el candidato del Partido Social Liberal, Jair Bolsonaro, “arrasó” en la disputa y seguramente será el presidente electo el 28 de octubre. La segunda es que este diputado, que está hace 27 años en el Congresosin producir una única ley sancionada con su sello, fracasó en su intento de concretar su consagración presidencial ya en el primer round. Desde luego, estas dos interpretaciones, están presentes entre los especialistas convocados por las más diversos medios de prensa brasileños.

    Con 46,5 por ciento de los votos, Bolsonaro tiene numéricamente las credenciales para triunfar en el segundo turno. Fernando Haddad, con casi 30% de los votos, precisaría dar “un giro inédito en la historia política brasileña de la post dictadura para derrotar a Bolsonaro”. Los analistas indican que desde 1989, ningún postulante que entró en el segundo lugar cuando fue elegido Fernando Collor de Mello (derribado dos años después), consiguió revertir la desventaja. Haddad obtuvo 31 millones de votos con 29,8% de los votos. Y su adversario tuvo 49 millones, o sea 46%.

    Jair Bolsonaro saluda a seguidores durante la campaña./ AFP
    Jair Bolsonaro saluda a seguidores durante la campaña./ AFP

    Según el profesor André Borges, de la Universidad de Brasilia, “estas presidenciales son muy atípicas”. Doctor en Ciencias Políticas, juzga que “a pesar de Bolsonaro estar en primer lugar, continúa de hecho como producto del azar en esta batalla. El está en un partido pequeño con un equipo sin experiencia en elecciones. Y además debe enfrentar un partido (PT) que desde 2002 venció todas las disputas. De modo de que si bien es difícil que haya un giro, para nada es imposible que ocurra”.

    Es cierto que una parte considerable del electorado apretó el botón bolsonarista de la urna más que nada por verlo como la mejor expresión anti PT, también es cierto que ese 46% de los votantes creyó que el candidato derechista liquidaría el juego el mismo domingo. Eso explica la “deshidratación” de Geraldo Alckmin, que del 10% que le asignaban las encuestas terminó con menos de 5. Y encima llevó a su partido, el Socialdemócrata de Brasil (PSDB), a un fracaso considerable al eliminarlo de la final por primera vez en 24 años. También se derritió Marina Silva, que no pudo superar un mínimo de 1%. El único que se mantuvo en condiciones fue el laborista Ciro Gomes, que alcanzó 12%.

    El Congreso

    Ahora bien, cuando se miran los candidatos a gobernador en los 27 estados brasileños más el distrito federal, lo primero que se observa es que ya fueron consagrados 3 gobernadores del PT y además, este partido, conserva el primer lugar en cantidad de diputados con 56 bancas; mientras que el segundo lugar, que históricamente fue del PMDB (el partido de Michel Temer) ahora pasó a manos del PSL, el bolsonarismo, con 52 diputados. El PSDB quedó en sexto lugar.

    Otros que tuvieron un buen desempeño fueron el PSB (socialista) que también impuso dos gobernadores este domingo y que posee un buen número de diputados. Otra agrupación que tuvo sus éxitos es el DEM (Demócratas) que ya consiguió instalar un gobernador y tiene una buena expresión en la Cámara Baja.

    Pero, volviendo a las perspectivas para la segunda vuelta. Es interesante lo subrayado por el columnista político de Folha Igor Gielow: “Desde el punto ideológico es ocioso decir que el conservadurismo social brasileño mostró sus dientes después de años de ser ridiculizado por una parte del establishment”.

    Lo cierto es que de ahora en más le tocará a Bolsonaro mostrarse con programa y equipo. Y tendrá que hacerlo en los debates preparados para el segundo turno. Se sabe que este será su gran desafío; no por nada a él lo bautizaron sus enemigos como “el candidato meme”.

    Eleonora Gosman

    DEJA UNA RESPUESTA

    Por favor ingrese su comentario!
    Por favor ingrese su nombre aquí