Jair Bolsonaro dijo de Elon Musk que es un «mito de la libertad»

0

El empresario viajó a San Pablo y se reunió con representantes del gobierno y empresarios de la telefonía celular. La conectividad en la selva amazónica y en el interior profundo del país fue la clave del encuentro.

El aterrizaje de Elon Musk este viernes por la mañana en un pueblo del interior de San Pablo, Porto Feliz, conmocionó a los medios brasileños; y regaló una cuota de felicidad a los dueños del Hotel Fasano Boa Vista, donde se aloja el hombre más rico del mundo. Su stop en Brasil guarda directa relación con los negocios de una de sus empresas, Starlink. La conectividad en la selva amazónica y en el interior profundo del país es la clave del almuerzo que mantuvo este mediodía con el presidente Jair Bolsonaro, sus ministros más cercanos y una decena de empresarios de alta alcurnia. 

No en vano, el discurso del multimillonario, que duró casi media hora, no fue dirigido exclusivamente al jefe de Estado, que descendió desde Brasilia hacia San Pablo únicamente para un encuentro face to face en esta cita. El destino principal fueron en realidad los oídos de los dueños de bancos, financistas y Ceos de las grandes empresas de telefonía celular. Según el ministro de Comunicaciones Fabio Faria, el organizador de la reunión y almuerzo, “gracias a Musk tendremos conexión de nuestras escuelas rurales y podremos vigilar la Amazonia para evitar incendios y desmontes”

El empresario sudafricano, Elon Musk.

El propio empresario nacido en Sudáfrica manifestó por Twitter: “Estoy super animado para lanzar Starlink en 19 mil escuelas de áreas rurales no conectadas. Y también por el monitoreo ambiental del Amazonas”. Es que, si bien ese “pulmón del mundo” vale por la oxigenación de la atmósfera terrestre, subsumida en capas gigantescas de CO2, no es menor la importancia de las riquezas petrolíferas y gasíferas que esconde en su subsuelo, en la minería de oro y de piedras preciosas; y en la existencia de bastas cuencas de tierras raras. 

El presidente Bolsonaro se salía de la vaina con una indisimulada alegría. Tanto que no ahorró elogios a la compra de Twitter por parte de quien hoy se ubica a la cabeza de los “Top Ten” del establishment mundial. Esa adquisición “es un soplo de esperanza” dijo el jefe del Palacio del Planalto.

Como bien tituló la agencia G1 del grupo Globo, “Musk vino a Brasil por intereses comerciales y no por Bolsonaro”. Claro que en estos tiempos donde la geopolítica ocupa el primer plano de la escena internacional, nada mejor que obtener la posibilidad de inspeccionar la selva tropical brasileña, lo que otorgaría un control directo de lo que en ella sucede.

La visita de Elon Musk comenzó a negociarse en diciembre del año pasado, cuando el ministro Faria visitó al millonario en Estados Unidos. Los trámites para que Starlink comenzara a operar en territorio brasileño se hicieron con extrema velocidad, en un país donde la burocracia se especializa en hacer perder tiempo a los empresarios.

El presidente de Brasil, Jair Bolsonaro.

En enero, la firma ya tuvo la autorización para operar otorgada por la Agencia Nacional de Telecomunicaciones. El sistema de satélites de órbita baja de otra de las firmas de Musk, la Space X –que orbitan a 550 kilómetros de altitud– posee una sofisticada que permite ofrecer internet de alta velocidad, inalcanzable por las tecnologías de fibra óptica. Y podrá abastecer aquellas áreas geográficas tan apartadas que aún son habitadas por tribus indígenas sin contacto con el resto de la humanidad. 

Desde luego, afirman que no cayó bien la presencia de Bolsonaro en un encuentro que tuvo como protagonistas a las mayores compañías de comunicación celular. Entre los comensales estuvieron los líderes de Oi, Tim y Claro. Folha de Sao Paulo aseguró que había escuchado de boca de esos dirigentes que no querían “mezclar” una entrevista como esta con los intereses político-electorales del presidente brasileño; aquéllos que derivarían de su foto con Musk y de los emprendimientos que saldrían de los acuerdos entre el Estado y el super millonario. 

Para darle más peso a su comitiva el gobernante llevó consigo al ministro de Seguridad Institucional general Augusto Heleno y al jefe de Gabinete, Ciro Nogueira. Lo cierto es que el paso dado por este gobierno es, en gran medida, estratégico. Y no podrá ser revertido por un futuro presidente, que salga electo por las urnas en octubre próximo. 

DEJA UNA RESPUESTA

Por favor ingrese su comentario!
Por favor ingrese su nombre aquí