Jair Bolsonaro: “El pueblo sigue creyendo en nosotros, las fuerzas armadas”

    0
    Jair Bolsonaro: “El pueblo sigue creyendo en nosotros, las fuerzas armadas”
    Militar. El ministro de Defensa de Brasil, general del ejército Fernando Azevedo e Silva, juró su cargo este martes. /AFP

    Lo afirmó durante la asunción del ministro de Defensa, el general Fernando Azevedo e Silva. 

    De todas los actos a los que concurrió Jair Bolsonaro, en su primer día como jefe del Palacio del Planalto, seguramente el más significativo fue el traspaso del mando para el nuevo ministro de Defensa, el general Fernando Azevedo e Silva. Fue en el salón Noble del club del Ejército, donde estuvo la élite de las Fuerzas Armadas; entre ellos, los flamantes jefes de cada arma. Recordó que los militares “siempre refutaron la idea de sociedad civil”. Es que en su visión “somos una única sociedad” indivisible.

    “Si hoy en día estoy aquí, es porque Brasil llegó a una situación, incontestable, en que el pueblo, en su gran mayoría quiere jerarquía, respeto, orden y progreso”. Fue en ese contexto que sostuvo que, no por casualidad había elegido para el puesto de vicepresidente al general Hamilton Mourao. Esto pone de relieve, sostuvo, “el valor de las Fuerzas Armadas” en su gobierno. Pero enseguida aclaró: “Ahora, la venia (entre los dos) tiene que ser simultánea. Yo no soy más capitán. Y el tampoco es general. Ahora los dos somos soldados de la Patria”.

    En su discurso, aplaudido en varias oportunidades, por una sala donde se dieron cita un millar de personas, entre uniformados y sus familias, Bolsonaro agradeció en forma especial al comandante del Ejército, que está por dejar su puesto. “Le doy gracias a usted, comandante. Lo que ya conversamos, morirá entre nosotros dos; pero usted señor es uno de los responsables por el hecho de que yo haya llegado a la presidencia”.

    Recordó con gratitud a dos presidentes civiles. Uno de ellos José Sarney, que gobernó entre 1985 y 1990. Es que el ex senador, todavía vivo, tuvo la “virtud” de conseguir recursos extras para las FF.AA. “Con él también tuvimos el aguinaldo”. A Fernando Collor de Mello, que estuvo presente en el acto, le manifestó el reconocimiento por haber posibilitado la formación militar.

    Collor, vale recordar, fue el jefe de Estado que sufrió un impeachment en 1992 por denuncias de corrupción. “Después tuvimos otros gobiernos, y los señores (que estaban en la sala) saben cuáles fueron”. No los mencionó, pero uno de ellos fue el de Fernando Henrique Cardoso, que en 1999 promovió la creación del Ministerio de Defensa y su comando por parte de un civil. “Yo fui uno de los que se opusieron en el Parlamento a esa decisión, ya que no respondía a una necesidad de las Fuerzas Armadas sino a una cuestión política”.

    En el relato del presidente, después de eso “tuvimos algunos buenos ministros civiles. Pero luego fuimos olvidados. Y ¿por qué? Porque las Fuerzas Armadas son un obstáculo para quellos que quieren usurpar el poder”. Se dirigió, en ese momento, a dos miembros de la justicia, el presidente de la Corte Suprema José Antonio Dias Toffoli y la procuradora general Raquel Dodge.

    Bolsonaro continuó con los lamentos. “El tiempo pasó y las fuerzas armadas sufrieron un brutal desgaste delante de la clase política. Pero no fue así frente al pueblo brasileño que continuó creyendo en nosotros”. Fue entonces que señaló que la presencia militar se ditribuye, hoy, en los 8,5 millones de kilómetros cuadrados del territorio brasileño. “Este Brasil es nuestro” espetó. Luego suavizó la idea al decir que “junto a los demás poderes, Legislativo y Judicial, haremos un Brasil grande”.

    DEJA UNA RESPUESTA

    Por favor ingrese su comentario!
    Por favor ingrese su nombre aquí