La futura ministra de la Mujer y la Familia de Brasil contó en detalle cómo fue abusada cuando tenía 6 años
La futura ministra de Mujeres, Familia y Derechos Humanos, Damares Alves./ AFP

Damares Alves reveló que sufrió abusos sexuales por parte de dos pastores de una iglesia evangélica.

La futura ministra de Mujeres, Familia y Derechos Humanos de Brasil, Damares Alves, denunció que fue víctima de estuprocuando era aún una niña de 6 años. Y dijo que a los 10 años pensó en suicidarse. “Subí a un árbol porque quería morir. Llevaba veneno para ratas en una bolsita. Pero entonces se me apareció Jesús y desistí de ese plan”.

Abogada de profesión, Damares mantiene además una ONG dedicada al “rescate” de niños en peligro. Al site Universa, explicó que había decidido contar su historia por varios motivos, entre los cuales no es un detalle menor la cuestión psíquica. Pero también para justificar su actuación contra maltratos en la infancia. Por último, ella asumió que seguirá defendiendo la llamada “beca-estupro”, muy polémica en Brasil, en la que propuso dar subsidios a mujeres embarazadas para que puedan continuar con la gestación en caso de haber engendrado luego de una violación.

La abogada Damares reveló que sufrió abusos sexuales por parte de dos pastores de una iglesia evangélica que no identificó.

“El primero fue a los hechos y me estupró a lo largo de 2 años. Él me decía que yo tenía la culpa y que si hablaba, mi padre moriría”.

El segundo pastor la abuso, según dijo, sin penetración. “Pero me lastimó cuatro veces y, en una de ellas, eyaculó sobre mi rostro. Hablar de eso me duele. Y me cuesta mucho exponerme. Pero entiendo que preciso pasar el mensaje de por qué sobreviví”.

Una de las escenas que recordó “era aterradora”, dijo. “Estaba durmiendo en mi cuarto, al lado del de mis padres. Soñaba que tenía en la mano una cosa caliente y cuando me desperté, vi que tenía el pene de ese hombre en mis manos. Sentí miedo y dolor. La primera vez que me estupró, me colocó entre sus piernas y mirándome me dijo que yo tenía la culpa porque lo había seducido”.

Ya de adulta descubrió que sus padres sabían de lo ocurrido“pero no hicieron nada”.

Dijo que al saber de lo que ocurría, sus padres fueron a la iglesia a hablar con religiosos. “Pero estos les dijeron no hacer nada, sólo orar”.

Contó también que “en la época tuve miedo de hablar. Creía que iba a matar a mi padre. Fui rehén de aquel depredador. Yo emitía señales, pero nadie las notó”. Relató que se había vuelto “una niña triste, que tenía pesadillas y gritaba de noche”.

Dejar respuesta

Please enter your comment!
Please enter your name here