Bolsonaro comprime al presidente de Paraguay, Marito Abdo, durante la transmisión de cargo de Itaipú Binacional.
Bolsonaro comprime al presidente de Paraguay, Marito Abdo, durante la transmisión de cargo de Itaipú Binacional. / Foto: Reprodução/Twitter

En Itaipú homenajeó este martes al “estadista” Alfredo Stroessner y al “entrañable y querido” Joao Baptista Figueiredo. El ex dictador paraguayo cayó en 1989 y se refugió en Brasilia.

SAN PABLO (Eleonora Gosman)

Um día despues de la reunión del Grupo de Lima en Bogotá, donde representantes de 15 países, entre ellos Brasil, reclamaron el fin de la “dictadura” de Nicolás Maduro en Venezuela, el presidente brasileño Jair Bolsonaro rindió homenaje a Alfredo Stroessner, el ex dictador paraguayo que murió en Brasilia.

Sin reparar en la imagen que guarda la historia latinoamericana de Stroessner, alguien mal recordado inclusive en Paraguay, Bolsonaro lo calificó: “Hombre de visión de estadista, que sabía perfectamente que su país Paraguay sólo podría proseguir, progresar, si tuviera energía. Vaya aquí mi homenaje al general Alfredo Stroessener”.

¿Es una inconsistencia casual? ¿Refleja falta de conocimientos de la historia sudamericana? Podría creerse del jefe de Estado brasileño, para quién el título de “general” merece a priori respeto. Pero no de su canciller, Ernesto Araújo, un joven embajador formado prácticamente en democracia. El diplomático lo acompañó, en esta oportunidad, a Itaipú, una visita que tuvo como pretexto la asunción del nuevo director general de la represa, el general Joaquim Silva e Luna.

Bolsonaro aprovechó el momento para reivindicar a todos los militares que presidieron el país luego del golpe de Estado de 1964, en un régimen dictatorial que duró hasta 1985. Con precisión milimétrica, recordó a Castello Branco, el primer gobernante de ese oscuro período brasileño: “Asumió el 15 de marzo (de aquel año), a la luz de la Constitución vigente en aquel momento)”. O sea, a su juicio fue un golpe de Estado “constitucional”. Dijo nostálgico: “En el gobierno del entrañable y querido general Joao Baptista de Figueiredo se instaló la tercera turbina (de Itaipú).

Dejar respuesta

Please enter your comment!
Please enter your name here