Brasil, Rusia, China, India y Sudáfrica no se ponen de acuerdo en unos párrafos específicos de la declaración final.

Brasil, Rusia, China, India y Sudáfrica no se ponen de acuerdo en unos párrafos específicos de la declaración final. Si alguno no cede, la Cumbre de Brasilia podría terminar sin un documento común

De Brasília (Eleonora Gosman)

Más de 100 reuniones ministeriales y técnicas, a lo largo de 2019, no fueron suficientes para homogeneizar las ideas y proyectos de los BRICS. Los presidentes de Rusia, China, Brasil y Sudáfrica más el primer ministro de India, irán a depararse con una cumbre políticamente “anodina”. Los analistas adjudican la falta de consensos entre los cinco socios, a una grieta que se profundiza en la interpretación de hechos internacionales relevantes.

Esos disensos geopolíticos provocaron desaliento sobre los resultados de esta cita en Brasilia. Así lo manifestó Oliver Stuenkel, profesor en la Fundación Getulio Vargas y que escribió el libro: “Los Brics y el futuro del mundo global”. Lo sintetizó de esta manera: “No hay una euforia ni tampoco el entusiasmo de otras citas pasadas. Esta será una cita moderada en sus resultados y con resultados más técnicos que políticos”. Y esto se torna visible en el resumen final de las distintas reuniones que deben dar como resultado la Declaración de Brasilia. Los disensos se proyectan en párrafos referidos a Medio Oriente y Palestina, como también en un asunto si se quiere más económico como la reforma de la Organización Mundial del Comercio. Y tienen su origen en la comunión ideológica entre el presidente Jair Bolsonaro y el norteamericano Donald Trump, que distancia al brasileño de los otros cuatro socios.

Fue el caso de la votación en las Naciones Unidas que condenó a lo largo de casi tres décadas el embargo económico a Cuba. En esa oportunidad, Itamaraty se alineó por primera vez con Estados Unidos e Israel para rechazar la condena. En cuanto a la OMC, la intención de Washington es producir una reforma que elimine el trato diferencial favorable a los países en desarrollo. La razón es obvia: esa cláusula beneficia, entre otras naciones, a China e India. En el orden regional, Brasil respalda las sanciones norteamericanas contra Caracas; mientras que, para rusos y chinos, como también para la India, es una “medida unilateral” que iría contra las resoluciones del Consejo de Seguridad de la ONU.

El Palacio de Itamaraty, la sede de la cancillería brasileña, donde se desarrolla gran parte de la agenda de los BRICS (Shutterstock)

Pero dicho esto, la cumbre de Brasilia tiene contenidos “positivos” desde el punto de vista de uno de sus grandes actores: China. Hoy, el gigante asiático “desea mantener una relación estable, previsible y de aumento del comercio con Brasil”. Y sin duda, los chinos ejercen una influencia dominante dentro de los Brics. Por empezar, tienen el mayor peso económico dentro de ese bloque, que fue oficializado en 2009 y que representa 41% de la población mundial, con un Producto Bruto Interno de 20 billones (millones de millones) de dólares. Es el innegable poder chino lo que en definitiva podrá moderar las expectativas negativas de la reunión. No por acaso, el presidente Bolsonaro recibió este martes en el Palacio del Planalto a Chen Zhong, CEO de China Communicationes Construction Company. Junto a él estaba el ministro Ernesto Araújo.

Eso explica el contenido de la declaración de los ministros de Economía de los Brics, que se realizó la mañana del martes en Brasilia. En ella se refleja un nítido acuerdo de apoyo a la OMC como el núcleo de un sistema multilateral del comercio basado en reglas. El pronunciamiento reza: “Es esencial que todos los miembros de la OMC eviten medidas unilaterales y proteccionistas que son contrarias al espíritu de las reglas de es organización”. El comunicado fue emitido con la firma del brasileño Paulo Guedes y sus colegas de India Piyush Goyal, de Sudáfrica Ebrahim Patel, de Rusia Azer Taybov y de China Wang Shouwen.

Jair Bolsonaro, Vladimir Putin, Nerendra Modi, Xi Jinping y Cyril Ramaphosa

Para ese comité económico de los Brics “el mecanismo de solución de controversias de la OMC es la piedra angular del sistema de comercio multilateral”. Reconoce la necesidad de reformar el organismo “para garantizar la eficacia y relevancia”, pero defiende avanzar en un proceso de transformación que “promueva la inclusión y el desarrollo”. Recuerda, también, que a partir de 2018 aumentó la incertidumbre en el mundo y la pérdida consecuente “de impulso en la economía mundial, que afectan las perspectivas del comercio global”. En ese contexto, “los Brics ser proponen como una plataforma de cooperación que puede mejorar las oportunidades de comercio e inversión”.

Deberá ser definido entre este miércoles y el jueves la posibilidad de ampliar el Nuevo Banco de Desarrollo (NBD) de los Brics. La intención era anunciar oficialmente que esa entidad formada por los 5 socios pasaría a tener 20 integrantes. Rusia sin embargo prefirió postergar esa decisión.

Dejar respuesta

Please enter your comment!
Please enter your name here