Los últimos sondeos dan una ventaja de entre 8 y 14 puntos a favor de Jair Bolsonaro

    0
    Los últimos sondeos dan una ventaja de entre 8 y 14 puntos a favor de Jair Bolsonaro
    Marcha. Simpatizantes de Jair Bolsonaro en un acto en Brasilia (Reuters)

    Son tres trabajos de distintas encuestadoras. El postulante ultraconservador, sin embargo, perdió apoyos

    Las encuestas detectaron, con fidelidad, la “grieta” social que se produjo en la recta final de la campaña presidencial. Los dos grupos de electores son políticamente irreconciliables. Sin embargo, las consultas revelan que en las cuestiones de fondo las diferencias son menos notables.Tanto los votantes de Jair Bolsonaro como de Fernando Haddad se manifiestan contrarios a la privatización de empresas públicas, especialmente de Petrobras; están a favor de mantener los programas sociales y en contra de la reforma previsional que pretende elevar la edad mínima para jubilarse a 65 años.

    A última hora de este sábado, se difundieron las investigaciones de tres consultoras: el candidato de la derecha Jair Bolsonaro (del Partido Social Liberal) mostraba un liderazgo, pero con una distancia sensiblemente más reducida respecto de su oponente Fernando Haddad. Para Datafolha, Bolsonaro alcanza a 55% de las intenciones de voto, contra 45% de Fernando Haddad. La diferencia entre ambos cayó de 12% a 10%. Ibope, en cambio, le asignó 54% a Bolsonaro y 46% a Haddad, lo que representa un achicamiento de la distancia entre ambos a 8 puntos. Hace apenas dos semanas, ambos mostraban una diferencia sideral de 18%. Un tercer sondeo MDA daba la mayor diferencia: 56,8% para Bolsonaro y 43,2% para su rival del PT.

    Los números de Datafolha muestran que en las últimas semanas Bolsonaro perdió votos entre los hombres, los más viejos y los más ricos. También perdió terreno en todas las regiones del país, aun cuando conservó el liderazgo en el Sudeste, que tiene la población electoral más numerosa.

    De Brasil. Con los colores de la bandera, un simpatizante de Jair Bolsonaro en un acto político en Brasilia (AP)
    De Brasil. Con los colores de la bandera, un simpatizante de Jair Bolsonaro en un acto político en Brasilia (AP)

    En cuanto las diferencias, o semejanzas, entre los votantes de uno y otro grupo, se observó que un 37% afirma que vería con buenos ojos la venta de las estatales. Y sólo 30% aprueba que el Estado se desprenda de la petrolera pública. En cuanto al plan asistencial de los más pobres, el “Bolsa familia”, un 78% de los votantes de Haddad manifestaron su apoyo. Y en cuanto a la propuesta de reducir el impuesto a los ingresos de quien gana menos de 5 salarios mínimos (equivalente a 1.000 dólares), que formuló el candidato Haddad, cosechó el respaldo de 80% de quienes votan a Bolsonaro. También hubo consenso entre las dos alas de los votantes, la de Bolsonaro y la del ex intendente de San Pablo, sobre la necesidad de “reducir privilegios otorgados a funcionarios y políticos”.

    En cuanto a las armas y la población, la mayoría está en contra de la libertad del ciudadano de armarse: son 55% de los brasileños que rechazan esa alternativa contra 41% que creen que es un derecho poseer un arma legalizada para poder defenderse. Una de las grandes novedades aportadas por las encuestadoras es la inversión de popularidad entre los candidatos al gobierno del estado de San Pablo: Joao Doria, del PSDB, que era el favorito, descendió ahora por debajo de su oponente, Marcio Franca, del Partido Socialista Brasileño (PSB). Mientras este último trepó a 51%, Doria cayó a 49%.

    La primera vuelta había revelado una superioridad del “tucano” Doria, sobre el socialista. Mientras el primero reivindicaba el “Bolso-Doria”, por su adhesión al ex capitán del Ejército, el segundo se mantuvo neutral y resultó el preferido entre los electores de Haddad. Esa misma reversión de tendencia se produjo en Río de Janeiro. El candidato bolsonarista Wilson Witzel bajó 6 puntos desde el jueves último, y subió Eduardo Paes, el ex intendente carioca. Ahora tienen cada uno 53% y 47% respectivamente. Los datos son consistentes con el declive de Bolsonaro en Río de Janeiro: en el estado fluminense arrasaba con 65%. Pero ese caudal se achicó a 62%. Esto explica que en el entorno del candidato este sábado solo se habló de un tema: “La elección se gana el día en que se vota”. Coincidió con un llamado al silencio verificado entre los miembros del círculo íntimo del postulante.

    Eleonora Gosman

    Dejar respuesta

    Please enter your comment!
    Please enter your name here