Reclamo. Simpatizantes del ex presidente Lula da Silva piden su libertad en Curitiba, donde está preso en una causa por corrupción (EFE).

Lo dijo en una carta escrita desde la prisión. Allí afirma que “puedo recuperar Brasil”.

El ex presidente Luiz Inacio Lula da Silva, detenido en Curitiba, escribió una carta de su puño y letra publicada este martes en las redes sociales. En ella se compara con el primer emperador de Brasil, Pedro I a quien pretende imitar: “El emperador don Pedro I creó el día de ´Yo me quedo´. Voy a crear el `día de yo vuelvo`, para que junto al pueblo podamos ser felices otra vez”.

Pedro de Bourbon y Braganza era rey de Portugal, y huyó a Brasil con la invasión de las tropas de Napoleón. Obligado a retornar, el rey se opuso. Y en el llamado “Grito de Ipiranga” proclamó la independencia del país.

El ex mandatario, que ha leído durante su prisión a razón de un libro cada dos días, mostró un buen humor envidiable. A sus compañeros del sindicato metalúrgico del ABC, a quienes destinó la misiva, les pidió: “Digan bien alto para que todo el mundo escuche: soy candidato a presidente porque tengo la certeza de que puedo recuperar Brasil. Puedo recuperar empleos, escuelas, salarios, salud, autoestima, dignidad y soberanía de nuestro pueblo”.

Luiz Inácio Lula da Silva, poco antes de ser ingresado a prisión. EFE

Las intenciones del ex jefe de Estado de ser el postulante a la presidencia por el Partido de los Trabajadores, en octubre próximo fueron refrendadas este martes por la presidenta de la agrupación Gleisi Hoffmann. Ella sostuvo que la postulación del dirigente preso será oficializada ante el Tribunal SuperiorElectoral el 15 de agosto próximo. Sin embargo, es muy difícil que el TSE la confirme; y no porque esté preso en Curitiba en el marco de una causa por corrupción, sino porque tiene una condena en segunda instancia, lo que le impediría legitimar su candidatura.

El PT lo sabe bien. Como también perciben el nivel incertidumbre creado tanto a izquierda como en el espectro político de centro. Hay aspirantes izquierdistas: Guilherme Boulos por el Partido Socialismo y Libertad (PSOL) y Manuela D´ Avila del Partido Comunista do Brasil. Junto con el Partido Socialista Brasileño (PSB), esta última agrupación fueron siempre aliados íntimos del PT, o más precisamente, de Lula. Esta vez defienden candidatura propia. La de Boulos ya fue consagrada por la convención partidaria. Resta ahora ver qué hará el PCdoB: si aguarda a ver qué pasa con Lula o si insiste en llevar a las presidenciales a la joven gaúcha Manuela. Eso ha creado una desorientación en la franja de izquierda de la política brasileña, que no consigue pactar con el PT un apoyo a sus propios candidatos.

Reclamos. Miembros del Partido de los Trabajadores se manifiestan en favor de Lula en San Pablo (AFP).

Algo así ocurre también con Ciro Gomes, del Partido Democrático Laborista (PDT), que el viernes pasado fue consagrado ya presidenciable. Este político, que fue ministro de la era PT en el gobierno nacional, quisiera contar con el apoyo de Lula. Hasta ahora no lo ha conseguido. Lo cierto es que estas “indefiniciones” del PT, y especialmente, la decisión de su líder de continuar en la carrera presidencial, provoca incertezas en todo el cuadro político electoral del país. Tampoco en la centro derecha las cosas están claras. El propio socialdemócrata Geraldo Alckmin tiene dificultades para mantener en pie una alianza con el centro que se había firmado la semana pasada. Y no sabe con quién le tocará competir. Si con la derecha ultramontana de Jair Bolsonora, si con Lula preso, o con un candidato que éste designe.

 

Dejar respuesta

Please enter your comment!
Please enter your name here