Mauricio Macri ante el desafío de un Mercosur con Jair Bolsonaro
Mauricio Macri al asumir la Presidencia Pro Tempore del Mercosur. Foto: AP Photo/Matilde Campodonico

En el bloque regional creen que es oportuna la asunción del presidente argentina en la presidencia del bloque, para amortiguar la llegara del nuevo mandatario de Brasil.

Nadie dudó, en la cumbre 53 del Mercosur, el papel protagónico que le cabe al presidente Mauricio Macri en la gestión del bloque para los próximos 6 meses. Es más, al decir de diplomáticos consultados por este diario “es una suerte que le toque a la Argentina la presidencia pro tempore”.

De esa convicción dieron fe todos los socios del bloque: por empezar el uruguayo Tabaré Vázquez, quien se mostró solidario con una declaración explícita. También ofrecieron su apoyo el joven mandatario paraguayo Mario Abdo Benítez, que por primera vez participó en una cita presidencial de la región; el canciller chileno Roberto Ampuero y el presidente boliviano Evo Morales.

El presidente Mauricio Macri y el canciller Jorge Faurie. Foto: Santiago Mazzarovich/Bloomberg
El presidente Mauricio Macri y el canciller Jorge Faurie. Foto: Santiago Mazzarovich/Bloomberg

Abundó, en los discursos presidenciales, la importancia que el Mercosur tiene para la región. El propio Macri señaló: “Esta es una oportunidad para reposicionarnos como bloque de cara al mundo, sin temor de reconocer que hay cosas en las que tenemos que avanzar y consolidar”.

El Presidente apostó aun más fuerte al decir que el bloque es “una plataforma” para negociar con el mundo y añadir que “como Mercosur estamos llamados a tener un rol activo y estar a la altura de las grandes transformaciones globales”. Reveló convicción de que será “a través del diálogo y la acción colectiva, que vamos a poder afrontar los principales desafíos regionales y globales”.

Estas precisiones presidenciales distan de ser una formalidad. Así le dijeron a esta periodista fuentes diplomáticas argentinas y brasileñas. Están referidas, esta vez, a un futuro inmediato: la asunción Jair Messias , que pasará a ocupar el Palacio del Planalto (en Brasilia) el próximo 1º de enero.

Si de algo están persuadidos los socios del Mercosur es la certeza de Macri es el hombre “apropiado” para acompañar los nuevos mandos en Brasil. “Él va a seguir la estrategia del abrazo” indicó la fuente del Palacio de San Martín.

La expresión, en relación a Bolsonaro, se traduce en los siguientes términos: “Evitar las confrontaciones con el brasileño y dar prioridad a la argumentación, al razonamiento, al acuerdo”.

Le tocará al presidente argentino poner en práctica el desafío el 16 de enero, cuando realice una visita a Brasilia para un primer encuentro“face to face”. En esa cita irá a abordar un tema regional que preocupa a ambos gobiernos: el caso de Venezuela.

En su discurso, en Montevideo, Macri habló de la “crisis humanitaria que enfrenta la región y que requiere esfuerzos inmediatos, no solo para resguardar los derechos de venezolanos que escapan de la miseria y del hambre, sino también emigran por la dura represión de su propio gobierno”.

Ese viaje del presidente a Brasilia, para la reunión con su nuevo colega brasileño, es un gesto en sí mismo. Y es desde ese contexto que debe interpretarse el decidido respaldo que le dieron los otros socios del Mercosur. Se origina en las “ambigüedades” del futuro gobierno de Brasil sobre el bloque, especialmente algunos planteos de convertir la unión aduanera en una zona de libre comercio. Hasta los propios diplomáticos brasileños admiten las incertezas.

Subrayan, sin embargo, el nombramiento de Otavio Brandinelli, como número dos del Ministerio de Relaciones Exteriores. El diplomático es, en la actualidad, director del mercado común sureño y pasará a ser el secretario general de la cancillería en Brasilia, puesto que equivale al de viceministro.

Tanto las fuentes brasileñas, como las argentinas, dijeron que Brandelli es “un mercosuriano” (sic). Cuando esta periodista preguntó; “¿Quién decidió su designación?” la respuesta fue unánime: “El propio Ernesto Araújo. Ellos son muy amigos”. Brandelli, y también Araújo, son contemporáneos y de la misma generación diplomática del canciller Jorge Faurie. Por eso, entre ellos “se conocen”. Hasta el propio Faurie contó que se había cruzado con su futuro colega brasileño en tiempos de las primeras discusiones del bloque por el arancel externo común.

Esto desde luego no impide que aparezcan declaraciones en los diarios, sobre la suerte del Mercosur, que provocan sobresaltos. La última versión, publicada por los diarios Folha de Sao Paulo y Valor Económico, le atribuyeron al presidente electo Bolsonaro la intención de “cuestionar” al Mercosur públicamente en la próxima reunión del Foro Mundial Económico de Davos, a dónde ya se anunció que asistirá.

Dejar respuesta

Please enter your comment!
Please enter your name here