Moro renuncia acusando a Bolsonaro de querer interferir en investigaciones judiciales

0
1
Moro renuncia acusando a Bolsonaro
Moro renuncia acusando a Bolsonaro

Lo hizo luego de que el presidente echó al jefe de la Policía Federal, un hombre que respondía al ahora ex ministro de Justicia.

Por Eleonora Gosman – San Pablo

«El presidente me quiere afuera del cargo». Es la frase central, que no deja lugar a apelaciones, de la declaración del ministro de Justicia Sergio Moro, que acaba de presentar su renuncia. En una emisión televisada, desde el propio ministerio, el ahora ex funcionario acusó a Jair Bolsonaro, de «interferencia política» en el comando de la Policía Federal, el organismo que realiza todas las investigaciones de causas contra funcionarios públicos. Es más, según el ex juez del caso Lava Jato «el presidente me dijo que quiere en la dirección de ese cuerpo policial una persona a la que pueda llamar, que le pueda informaciones e informes de inteligencia. Las interferencias de ese tipo pueden llevar a relaciones impropias entre el director de la Policía Federal y el presidente de la República. Y con eso no puedo concordar». Mientras hablaba Moro, los cacerolazos se hicieron sentir en las 26 capitales de Brasil y en el Distrito Federal.

 En el relato de Moro, él buscó «postergar esa decisión. Para mí era un gran equivoco provocar esos cambios en el comando de la Federal. Le dije a Bolsonaro que era una interferencia política. Y me respondí que sí. Yo le repliqué que eso tendría un impacto negativo para todos», pero el jefe de Estado ya había tomado su decisión, al punto de publicar inmediatamente en el Boletín Oficial.

La salida del ministro, que había tenido ya algunas otras fricciones con el presidente, vuelve más vulnerable a su gobierno, que enfrenta la crisis del Coronavirus ya con más de 450 muertes diarias. Pero la decisión nada tiene que ver con la pandemia. Más bien se relaciona con el control de la Policía Federal, el organismo que investiga los casos relacionados con los poderes ejecutivo, parlamentario y judicial. Bolsonaro tiene sus tres hijos que están bajo la mira policial por distintas razones. El mayor, Flavio que es senador federal, tiene denuncias de corrupción y de vínculos con grupos ilegales de «milicias». Eduardo, que es diputado, puede haber incurrido en delitos de campañas de Fake News, que analiza una comisión especial del Congreso.

Moro decidió irse del Planalto en el exacto momento que se enteró, esta mañana, de un boletín oficial que formalizó el despido del jefe de la Policía Federal, Mauricio Valeixo, un funcionario muy próximo al ministro. Como si fuera poco, en el boletín la exoneración del jefe policial aparece firmada presuntamente por Moro, cosa que «nunca ocurrió». Tampoco recibió oficialmente la noticia.

Esto implica un «ninguneo intolerable», dijeron allegados al ministro. Para ellos, la disputa viene de antes. Hace un par de semanas, Bolsonaro declaró en la puerta de la residencia oficial: el Palacio de la Alvorada, donde suele atender a la prensa, que «hay algunas personas en mi gobierno, que algo se les subió a la cabeza. Creen que son lo más. Eran personas normales pero que, de repente, se convirtieron en estrellas, y hablan hasta por los codos, con provocaciones. Pronto les va a llegar la hora». Ese mensaje, inicialmente, fue considerado como el preámbulo del despido del ex ministro Luiz Henrique Mandetta. Pero ahora se interpreta que también tenía como destino al ministro de Justicia. 

Dejar respuesta

Please enter your comment!
Please enter your name here