Pancartas, bocinazos de apoyo y una larga vigilia frente a la casa de Jair Bolsonaro
arteles. Seguidores del candidato de ultraderecha a la presidencia de Brasil, Jair Bolsonaro, durante una marcha en Río de Janeiro. /REUTERS

Seguidores del candidato de ultraderecha hacen guardia en la puerta del condominio, en el elegante barrio de Barra da Tijuca, en Río de Janeiro

“¿Por qué hay una bandera de Israel?”, preguntó esta periodista a Suelí, una señora de 57 años que aparenta menos y que blandía entusiasmada insignias vinculadas a Jair Bolsonaro. “Porque ese es lugar de nacimiento de Cristo. Nosotros amamos mucho esa tierra”, respondió. Apostada frente a las puertas del condominio de Barra da Tijuca, en Río de Janeiro, donde vive el presidenciable, indagó: “¿Y usted es católica o evangélica?”. La réplica, después de unos instantes de silencio, salió así: “Soy de origen judío”. Suelí tenía ya la respuesta en sus labios: “No importa. Todos tenemos el mismo Dios. Y ustedes son el pueblo elegido”.

La idea de imponer a Israel como ejemplo para Brasil partió de Bolsonaro. El futuro presidente, como indican las encuestas, ya visitó el país y quedó “maravillado”. Y desde entonces no se cansa de decir: “Ellos son lo que son y no tienen nada. Nosotros tenemos todo y no somos nada”. Considera, además, que es preciso “mudar la embajada brasileña de Tel Aviv a Jerusalén”. Varios representantes de la cancillería brasileña -ya jubilados- pusieron el grito en el cielo. “Eso sería -dijeron- revisar la política externa brasileña cimentada en décadas, que se estableció además en las Naciones Unidas”.

El grupo de los que movían, enérgicos, los estandartes bolsonaristas afirmaba que el ex capitán “es el hombre que va a cuidar de nuestras familias, que va a poner fin a la corrupción. Es una persona sincera, que dice lo que piensa”.

La adoración por el mito distó de ser únicamente femenina. Por allí andaba también un hombre joven pero pasado en kilos. Claro que eso no le impedía enarbolar rítmicamente la propaganda del candidato de sus sueños. No es que entre ellos hubiera total unanimidad. Las señoras defendían como futuro gobernante del estado fluminense al ex juez Wilson Witzel, un novato en la política que llegó a la segunda vuelta y puede ganarle cómodamente al ex intendente carioca Eduardo Paes.

Durante estos días de presencia periodística activa, desde la mañana muy temprano hasta el anochecer no cesaron los bocinazos aprobadores de los autos que pasaban por el lugar. Al principio fueron algo tímidos, pero desde el jueves último hacen ruido infernal. Y este viernes se sumaron personajes, más próximos a la historieta que a la realidad política. Es el caso de Ramiro “de los Camioneros”. Fue bautizado así después de que se entrometió en la huelga general que protagonizaron los transportistas en todo Brasil a fines de mayo pasado. Con pancartas y banderas se lo vio liderar grupos que reclamaban la vuelta al “régimen militar”. Desde luego, ya no es preciso clamar por los uniformados: el ex capitán Bolsonaro llena todos los requisitos del caso.

Ramiro, que es de San Pablo y fracasó en estas elecciones en su primer intento de ser diputado, llegó a Río con la expectativa de ser recibido por el futuro jefe de Estado. Hábil frente a la prensa, y fácil de palabra, se presentó orondo ante los medios italianos que lo filmaron como si se tratara de un representante top del bolsonarismo. A ellos les dijo en referencia al candidato del PT Fernando Haddad y su equipo: “Ellos son especialistas en inventar historias. Quieren asociar la imagen de Hitler a Bolsonaro”.

Cree que la campaña del adversario petista del ex capitán se montó en base al manejo de “un algoritmo matemático que ellos van a usar en el escrutinio de los votos. Ellos ocupan los puestos de la secretaría de tecnología e información del Tribunal Superior Electoral; y desde allí controlan todo”. Vaticinó un fraude por cuenta de la votación en urnas electrónicas y avisó que si, por acaso, el jefe político Bolsonaro no ganara esta segunda vuelta, “vamos a llamar una huelga de todos los camioneros que va a paralizar el país”.

Eleonora Gosman

Dejar respuesta

Please enter your comment!
Please enter your name here