Scioli: Bolsonaro y Fernández encauzaron la relación con «sentido común»

0
Virtualidad. La primera bilateral entre ambos fue por videoconferencia, en noviembre pasado. | CEDOC

En una entrevista exclusiva el embajador argentino en Brasil, Daniel Scioli, destacó las expectativas por la visita del presidente Jair Bolsonaro a la Argentina. También, entre otros temas: la firma de convenios, exportaciones, doble titulación y supéravit comercial.

Los presidentes Alberto Fernández y Jair Bolsonaro decidieron enterrar, en forma definitiva, los roces que abundaron desde inicios de 2020. Así lo demuestra el “OK” del brasileño a un cambio de planes: la celebración de los 30 años del Tratado de Asunción, que dio origen al Mercosur, se hará finalmente en Buenos Aires y no en Puerto Iguazú, como se había previsto originalmente. Parece un detalle, pero no lo es.

La organización de las conmemoraciones, en la que deben participar los cuatro socios del bloque (además de Brasil y Argentina, también Uruguay y Paraguay), tuvo algunos momentos de confusión. Fue cuando Bolsonaro sugirió públicamente que le gustaría aprovechar la oportunidad para tener una bilateral con Fernández en Foz de Iguazú, es decir, del lado brasileño de las Cataratas. Las incertezas desaparecieron luego que el Palacio de Itamaraty, sede de la cancillería brasileña, confirmara hace más de una semana el viaje presidencial a la Capital porteña el 26 de marzo.

En una entrevista exclusiva concedida a este medio, el embajador Daniel Scioli subrayó la nueva fase de los vínculos entre Brasilia y Buenos Aires: “Hay un interés recíproco que va a dar certidumbre y buenas expectativas para el sector privado, dado que es el que debe tomar decisiones de inversiones, y que podría albergar algunas dudas sobre la dinámica que tomaría la relación bilateral”. Subrayó entonces: “La hemos encauzado con una lógica de sentido común, de racionalidad y responsabilidad. Estoy convencido que esta reunión va a acelerar ese proceso de integración”.

Una cosa es el encuentro virtual y otra muy distinta es mirarse a las caras

El diplomático, que llegó a Brasilia en uno de los momentos más álgidos de la ligazón entre ambos países, logró revertir el desgaste. Se observa, dijo, “un interés claro de empresarios brasileños por invertir en la Argentina. Como usted sabe, los visito personalmente uno por uno. Y les refiero las oportunidades que ofrece nuestro país. Para mí, una cosa es el encuentro virtual y otra muy distinta es mirarse a las caras. Por eso llevo realizados miles y miles de kilómetros”. Es lo que ocurrirá ahora entre los jefes de Estado: es la primera vez que Aberto y Bolsonaro estarán “cara a cara”.

Scioli siente que la mayor proximidad ya dio sus resultados. “Uno de mis objetivos era el apoyo de Brasil a las negociaciones argentinas con el Fondo Monetario Internacional, y finalmente ocurrió el jueves cuando el presidente Jair Bolsonaro dijo claramente, que para Brasil es muy importante la recuperación de Argentina, como también para Argentina es clave la recuperación de Brasil. Ellos son nuestro principal socio comercial, y con relación a Brasil estamos en tercer lugar después de China y Estados Unidos, con un intercambio creciente en los dos primeros meses del año y con superávit para nuestro país”

El presidente Alberto Fernández, junto al secretario de Asuntos Estratégicos de Brasil (SAE) Flavio Viana Rocha, y el embajador Daniel Scioli.

—No deja de sorprender que, en plena pandemia, Argentina tenga un superávit comercial con Brasil después de años de déficit.

—Sí, pero también hay que mencionar como otro dato clave el perfil de ese intercambio bilateral. Hay un crecimiento del contenido de bienes de origen industrial, es decir, de mayor valor agregado. Hemos venido trabajando sector por sector, con las 12 cámaras empresariales y en los distintos estados brasileños con quienes tenemos no solo una actitud de comprar sino de vender. Hace unos días estuve con Marcopolo, que es una de las mayores fábricas de carrocerías de micros. Ellos tienen 17 mil trabajadores, y justamente anunciaron nuevas inversiones en su planta argentina de Santa Fe, con lo cual avanza cada vez en la sustitución de importaciones. Esa es la agenda: más inversiones y producción en la Argentina, y más intercambio comercial. Esto es lo que se ve reflejado en los números.

Estoy enfocado en potenciar las oportunidades que hay en los dos países, después de haber reconstituido el diálogo, en base a una relación institucional y con una impronta comercial

—Además de aumentar la producción en Argentina, ¿Marcopolo planea también exportar desde nuestro país?

—También exportar, porque aquí se fabricarán los ómnibus de dos pisos, que ya se producen en Brasil. Y desde luego que tiene potencial exportador a distintos mercados. Ellos ven un gran crecimiento del transporte urbano, tanto en Brasil como en Argentina. El plan de la empresa es llevar la planta de los actuales 450 trabajadores a 650 operarios, y luego a mil; con una inversión muy importante. Le diría que esta es mi agenda de hoy. En San Pablo estuve en Volkswagen, La Serenísima y Arcor. También estuve en el polo de fabricación de zapatillas en Río Grande del Sur con la empresa Dass y su director para la Argentina. Este grupo brasileño desembarcó en el país en 2007 y ahora proyectan ampliar sus plantas de Misiones y de Buenos Aires.

—Bolsonaro mencionó que el tiene interés en mantener una reunión por separado con Alberto Fernández.

—Bueno, el primer paso se ha dado a partir de la decisión del presidente brasileño de viajar a Buenos Aires. Ahora vienen los aspectos más detallados de la Cumbre, el formato y los temas a tratar con los presidentes de Uruguay y Paraguay. Lo que será tratado está en el marco de la agenda que venimos trabajando: energía; los 30 años de la Agencia Brasileño-Argentina de contabilidad y Control de Materiales Nucleares (ABACC), creada en 1991; y también los temas comerciales. Yo estoy enfocado en potenciar las oportunidades que hay en los dos países, después de haber reconstituido el diálogo, en base a una relación institucional y con una impronta comercial.

—¿Por qué se cambió la reunión a Buenos Aires, cuando estaba prevista en Puerto Iguazú?

—Era más práctico para todos, por la logística e infraestructura. Todos aceptaron.

—¿Qué importancia le asigna a este encuentro?

—Los presidentes Bolsonaro y Fernández hablaron el 30 de noviembre por videoconferencia y fue muy positivo. Imagino que más allá de la conmemoración de los 30 años, seguramente se abordarán temas sobre el futuro del Mercosur.

—¿Cuáles son sus próximos pasos en Brasil?

—El lunes viene el ministro de Agricultura Luis Basterra a Brasilia y se encontrará con su colega Tereza Cristina Costa Dias. Van a firmar acuerdos que destraben barreras que vienen de larga data, como el caso de las exportaciones argentinas de langostinos. Este asunto estuvo judicializado durante 8 años y hemos logrado finalmente el objetivo de eliminar esa dificultad. Se trata de un sector importante para las provincias de Buenos Aires, Chubut y Santa Cruz; que además tiene un potencial de exportaciones de más de 120 millones de dólares anuales. Ahora debemos trabajar sobre el mosto de uva, uva a granel y otros productos del complejo agroalimentario.

El plan es cubrir con un puente aéreo el aeropuerto de Congonhas, en el centro de San Pablo, con Aeroparque en Buenos Aires

—¿Y en el área cultural?

—Firmamos tres acuerdos entre la TV Pública argentina y las TVs estatales de Pernambuco, con la TV Cultura de San Pablo y con la del Distrito Federal (Brasilia). Y eso genera un impacto positivo porque es la difusión recíproca de una agenda cultural y educativa.

—¿Es posible que se trate el reconocimiento de títulos universitarios entre los dos países?

—Sí, este es un tema que abordé con el ministro Nicolás Trotta. Y estamos trabajando en eso. Pero además la agenda contempla energía, infraestructura e industria militar. Tengo confianza de lograr una integración en la producción del vehículo militar Guaraní 6×6, en base a la empresa Iveco para fabricar el motor y el chasis en Argentina; otras componentes vendrían de Brasil.

—Hay una iniciativa de establecer un puente aéreo entre San Pablo y Buenos Aires ¿Cómo es el proyecto?

—Sí, efectivamente.  El plan es cubrir con un puente aéreo el aeropuerto de Congonhas, en el centro de San Pablo, con Aeroparque en Buenos Aires. Este año serán habilitados ya los vuelos oficiales y privados. Y a partir de 2022 serán incorporados directamente los vuelos comerciales entre ambos aeropuertos. Esto ya está encaminado. Y esto va a potenciar el movimiento de negocios y de turismo.

Dejar respuesta

Please enter your comment!
Please enter your name here