Se derrumba el PBI de Brasil: -9,7%

0
61
Se derrumba el PBI de Brasil: -9,7%
Foto: Marcos Santos/ USP Imagens

El Producto Bruto Interno de Brasil del segundo trimestre de este año tuvo una caída record en la historia del país. Retrocedió 9,7% respecto al primer trimestre del año y de 11,4%, es decir todavía más pronunciada, con relación al segundo trimestre de 2019. También cayeron 13% las importaciones, un dato de impacto para la Argentina.

Por Eleonora Gosman – San Pablo

Brasil experimenta la peor recesión de su historia, con una caída del PBI de 9,7% en el segundo trimestre de este año respecto del primero. Considerado el mismo período de 2019, el derrumbe es aún mayor, de 11,4%. Pero el ministro Paulo Guedes no dejó pasar la oportunidad de fingir que todo está bien. Sostuvo que ese desplome “es un sonido de un pasado distante”. Tan “lejano” como un par de horas atrás, cuando el Instituto Brasileño de Geografía y Estadísticas (IBGE) difundió el informe.

Con este desmoronamiento, la economía retrocedió al nivel de 2009, que fue el auge del impacto de la crisis financiera mundial. Rebeca Palis, del IBGE, evaluó que “con este resultado, estamos 15,1% por abajo del pico registrado en el primer trimestre de 2014”, primer período del gobierno de Dilma Rousseff.

Desde luego, no se puede culpar al gobierno de Bolsonaro por la intensidad de la nueva recesión, dado que la pandemia de Coronavirus jugó un papel central. Y en ese sentido no se diferencia de los procesos vivido en el resto del mundo, con excepción de China. Pero aún así, hay una realidad específica del país que profundiza el impacto: antes del Covid-19, la economía brasileña no había logrado todavía recuperarse de la fuerte recesión que vivió entre 2015-2016, con el proceso de impeachment a la ex presidenta Rousseff.

Un dato que puede tener un impacto específico para Argentina es la caída de las importaciones: retrocedieron 13,2% en el trimestre. En cambio, las exportaciones subieron 1,8% de la mano de las commodities, productos alimenticios y petróleo.  Según el IBGE, el derrumbe de las importaciones brasileñas fue peor en los siguientes rubros: automóviles, servicios y viajes.

En cuanto a la actividad interna, los sectores más afectados fueron:  la industria con un retroceso de 12,3%; la industria de transformación con un desplome de 17,5%, el comercio que bajó 13% y el consumo de las familias que se hundió 12,5 %. En ese contexto, no podría esperarse un resultado menos negativo para las inversiones: el derrumbamiento fue de 15,4%.

“El consumo de las familias no llegó a caer más gracias al subsidio financiero que el gobierno otorgó a los sectores de menores recursos. Eso inyectó liquidez en la economía. También creció el crédito para los clientes físicos, y en conjunto eso se tradujo en una compensación de los efectos negativos” sostuvo Rebeca Palis, del IBGE. Por otro lado, la economía ya mostraba signos de fatiga a comienzos de este año: “Había perdido el aliento” afirmaron en el IBGE. De modo que en las previsiones de los técnicos “la recuperación será más lenta y demorará hasta 2022 para recuperar el nivel que tenía antes de la pandemia”

Dejar respuesta

Please enter your comment!
Please enter your name here