Sencillez y claridad, atributos de Bolsonaro que arrastraron el voto

    0
    Sencillez y claridad, atributos de Bolsonaro que arrastraron el voto
    jair-bolsonaro-saluda-a-sus-seguidores

    Para sus votantes, el dirigente de ultraderecha se muestra como un político diferente.

    El es simple. Habla con el lenguaje que entendemos, no con palabras de doctor”. Así de sencillo es para el carioca Sidney Rodrigues, que vive en el periférico municipio de Belford Roxo, decir por qué votó a Jair Bolsonaro. Como a muchos, le encantó además la retórica agresiva contra la criminalidad. Pero a poco de andar, el futuro presidente brasileño dejó de lado la imagen colérica que transmitió durante meses: “Fue una postura de campaña”, admitió.

    Ahora está en otra fase. Y aunque su relación con la prensa dista de ser fluida, conserva una serenidad que sorprende incluso ante las preguntas incómodas. Así se lo vio el jueves en el primer encuentro que tuvo con los periodistas luego de su triunfo. Con un aire informal puso, a modo de mesa, una plancha de surf para sostener los micrófonos.

    El viernes recibió en su casa al peluquero y al sastre. Con ambos se sacó fotos y se dejó filmar. Los videos fueron retransmitidos por WhatsApp a la prensa por sus improvisados asesores. Su agenda del día terminó con una visita a la base de la Marina en la isla de Marambaia.

    Este sábado prefirió algo más popular. Pasó por la peluquería de Bento Ribeiro, un barrio de clase media en la zona norte de Río de Janeiro, donde vivió años antes de mudarse a Barra da Tijuca. Allí saludó afectuoso al dueño, Antonio Oliveira, quien no pudo con su “sentimiento de emoción”.

    Es que Bolsonaro “es una persona que conozco hace tanto tiempo y ahora llegó a presidente”. El “Mito”, como lo rebautizaron sus partidarios, se sacó una foto con el personal del salón. Por fuera el local había sido cercado por los vecinos maravillados con la visita.

    Fue tan grande la multitud agrupada en el lugar que el tránsito quedó interrumpido y se produjeron enormes embotellamientos en las inmediaciones.

    Algo de esta secuencia recuerda otras escenas de 2002, que tuvo como protagonista al ex presidente Lula da Silva después de su victoria. Ahora también hay mucha gente que festeja y que trata de aproximarse al mandatario electo. No son todos ricos o blancos. Hay de todos los sectores sociales y de los más variados orígenes.

    De otro modo, no podría explicarse los 57 millones de votos que obtuvo, contra los 47 millones de Fernando Haddad. Todo indica que hay una intención de “ocupar” el lugar que dejó vacante Lula en el “imaginario popular”. Lo reconocen en el propio campo adversario. El diputado gaúcho Henrique Fontana admitió: “Bolsonaro ha pateado mucho en política y dialoga con los más pobres. Es la primera vez que la derecha tiene vínculos activos con lo popular en Brasil. Eso va a imponer un esfuerzo adicional al campo progresista”.

    Esa humildad, recientemente estrenada, se la transmitió al pastor Silas Malafaia en una entrevista transmitida este sábado por la TV Bandeirantes. “Está muy lejos de mí pretender ser el salvador de la patria”, le dijo. Y añadió: “En mis andanzas por Brasil siempre dije que el país precisaba de un presidente, hombre o mujer, que fuera honesto, que tuviera a Dios en el corazón y que fuera patriota”.

    En su nuevo perfil, donde la agresividad dejó lugar a “paz y amor”, Bolsonaro enfatizó su deseo de “valorizar la familia brasileña, respetar la inocencia de los niños en las aulas; tener una política de enfrentamiento contra la violencia”. Añadió, también, su intención de “comerciar con el mundo sin ideologías de por medio y buscar tecnología con las potencias”.

    Eleonora Gosman

    Dejar respuesta

    Please enter your comment!
    Please enter your name here