Sin apretón de manos, Joe Biden y Jair Bolsonaro se reunieron en Los Ángeles

0

El presidente de Brasil obtuvo la foto que buscaba, mientras que el norteamericano pudo evitar una IX Cumbre de las Américas vista como poco concurrida.

a reunión bilateral a solas entre Joe Biden y Jair Bolsonaro resultó finalmente funcional a ambos jefes de Estado. El presidente de Brasil obtuvo la foto que buscaba, mientras que el norteamericano pudo evitar una IX Cumbre de las Américas vista, previamente, como vacía de contenidos y presencias. Claro que lograr esa aproximación le exigió al mandatario brasileño algunas “concesiones”: tuvo que comprometerse a respetar los resultados electorales del 2 de octubre próximo. “Llegué (al poder) por la democracia. Y tengo certeza que lo dejaré también en forma democrática”, dijo al jefe de la Casa Blanca.

En el Palacio de Itamaraty, celebraron el encuentro. “Se quebró el hielo”, subrayó el canciller Carlos Franca minutos después de dejar la entrevista. En verdad, los vínculos con los demócratas eran fríos desde antes de que asumiera Biden, cuando el jefe del Palacio del Planalto declaró su apoyo a Donald Trump y, luego de la derrota del republicano, respaldó su discurso de supuestos fraudes en las elecciones estadounidenses de 2020. Tal como confirmó el ministro Franca, por iniciativa de Bolsonaro hubo un tete a tete con Alberto Fernández, en tono amable y futbolístico. Después de todo, el español es más permeable que el inglés.

Joe Biden y Jair Bolsonaro en la reunión conjunta durante la Cumbre de las Américas.

Poco antes de entrar en el salón de la bilateral con Biden, Bolsonaro dijo que solo había aceptado el encuentro luego de que ambos gobiernos acordaran los temas a ser abordados. “No iba a ocurrir la reunión. Yo no había previsto venir aquí. Pero él (Biden) me mandó un enviado especial y acordamos cuál sería la agenda”, afirmó.

El Palacio de Itamaraty publicó  este viernes un comunicado sobre la cita. En él comenta que Bolsonaro “agradeció la invitación” a la Cumbre de Los Ángeles; y confirma que la agenda de la bilateral “fue pactada” con antelación. Subraya luego que ese acercamiento personal “permitió un amplio intercambio de opiniones sobre los temas de ambos países, regionales e internacionales”. Concluye con una de las frases tradicionales en estos eventos: “Brasil y Estados Unidos tienen casi dos siglos de relaciones diplomáticas, basadas en principios y valores compartidos, como la democracia, el estado de Derecho, la libertad económica y los derechos humanos”. El propio Bolsonaro había dicho, previamente, que en la conversación “reservada”, cada uno “expondrá sus intereses». «Nosotros precisamos profundizar la relación. Con el pueblo norteamericano, tenemos valores comunes como la democracia y la libertad”, sostuvo.

Sus coincidencias con Biden en ese terreno suscitaron dudas, sin embargo, en los medios locales. Un columnista de Folha recordó, por ejemplo, que hasta el día anterior a la cumbre el presidente brasileño había una posible derrota suya en los comicios de octubre, al desconfiar de la transparencia en el cómputo de los votos. Más aún, sostuvo, en aquel momento, que el sistema electoral brasileño no es auditable.

Una columnista, también de Folha, sostuvo que “la cita fue fría, impersonal y absolutamente protocolar”. Juzgó que la incomunicación entre los dos líderes “no fue superada”. Para la periodista, “el lenguaje corporal de ambos revela lo que no se dijo: la atmósfera incómoda de la reunión. No hubo apretón de manos y apenas se miraron”.

DEJA UNA RESPUESTA

Por favor ingrese su comentario!
Por favor ingrese su nombre aquí