“Táctica trumpista”, el temor a la reacción de Bolsonaro ante una posible derrota

0

Es la conclusión de varios embajadores que se reunieron con el Jefe de Estado. Temen que termine impulsado una protesta como la que derivo en la toma del Capitolio, en Estados Unidos, tras la derrota de Donald Trump.

El presidente Jair Bolsonaro prepara una “táctica trumpista” para una eventual derrota en las elecciones de octubre próximo. Esa es la opinión compartida por una mayoría de los embajadores de distintos países que se reunieron este lunes con el jefe de Estado en el Palacio de la Alvorada, la residencia oficial. Y alude a la acción del ex jefe de la Casa Blanca Donald Trump, quien el 6 de enero de 2021 propició la toma violenta del Capitolio, en protesta por una supuesta adulteración de los resultados que dieron la victoria a su entonces adversario, Joe Biden.   

De acuerdo con los diplomáticos extranjeros, que por razones obvias pidieron total anonimato, el jefe de Estado impulsaría un “golpe” contra comicios que, antes incluso de ser realizados, los juzga como “fraudulentos”.

De acuerdo con declaraciones de los representantes del exterior a los medios, el objetivo del Gobierno con este mega encuentro fue “desviar el foco de los problemas que lo afectan” y, al mismo tiempo, buscar instalar en el exterior la narrativa que cuestiona la “transparencia” de los comicios.

Los argumentos son los de siempre: criticar el sistema de votación electrónica por su fragilidad ante la acción de hackers.  Citó una investigación de la Policía Federal, organismo del ministerio de Justicia controlado directamente por el Gobierno, donde se habría “comprobado” un ataque al Tribunal Superior Electoral en las elecciones de 2018, de las que Bolsonaro salió victorioso. De acuerdo con esas averiguaciones “los hackers permanecieron 8 meses dentro del sistema de cómputos del TSE, con la captura de código fuente y claves”.   El Presidente manifestó ante los representantes extranjeros que esos invasores “pueden alterar el nombre de candidatos, y también sacarle votos a uno para mandárselo a otro”.

En su relato conspirativo, el mandatario criticó a tres de los jueces miembros de la Corte Suprema de Justicia: Alexandre de Moraes, Edson Fachin y Luis Roberto Barroso. De ellos dijo que “producen inestabilidad en el país”. En esa línea, juzgó que los militares deben participar directamente en el proceso electoral “para garantizar su seguridad”. 

Otra consideración del mundo de los diplomáticos que asistieron a los 50 minutos de conferencia presidencial, es que el discurso estuvo dirigido a los partidario más radicales del bolsonarismo, antes que a la calificada audiencia extranjera. No en vano, su mensaje fue escuchado online a través de las todas redes sociales que el gobernante mantiene con sus seguidores. 

Desde que comenzaron las encuestas, a mediados del año pasado, sobre la preferencia de cada postulante a la presidencia de Brasil, Bolsonaro que busca un segundo mandato se mantuvo detrás de su gran enemigo: Luiz Inácio Lula da Silva. Desde entonces, su gobierno (ministros incluidos) no han hecho otra cosa que denostar las urnas electrónicas y su falta de confiabilidad. 

Los medios norteamericanos calificaron la conferencia ante el mundo diplomático que puebla Brasilia, como un factor que instala el asunto en la política externa. De acuerdo con el NYT “esto no hace más que aumentar los temores internacionales de que él (Bolsonaro) pueda poner en duda las próximas elecciones”. 

Bueno es recordar que en su reunión con Biden, en la Cumbre de las Américas realizada en Los Ángeles, el presidente brasileño sugirió a su colega, que apoyara su reelección ya que él sería el hombre que más le conviene a Estados Unidos. Según relatos de aquella cita bilateral, el jefe de Estado norteamericano no respondió a esa demanda y siguió de largo con otro tema. 

En un debate promovido hoy por el diario Estado de San Pablo, el titular de la Federación Brasileña de Procuradores, Ubiratan Cazetta, sostuvo que “cuando un presidente reúne embajadores para hablar mal del sistema electoral, es que algo no está bien”. Ante eso, el fiscal subrayó que es preciso una respuesta clara: “Mira, el sistema funciona, la Constitución tiene reglas y el presidente tiene su papel. Ejérzalo”. Otro de los convidados Mario Sarrubbo, fiscal general de San Pablo, sostuvo: “O es barbarie o es democracia. Llegó el momento de reafirmar que estamos en democracia” .

DEJA UNA RESPUESTA

Por favor ingrese su comentario!
Por favor ingrese su nombre aquí