Temer: La carcel le duró poco
Después de cuatro noches preso, la Justicia liberó al ex presidente Temer

El ex presidente brasileño acaba de salir esta tarde de la prisión. Su breve encarcelamiento solo sirvió para debilitar aún más el Lava Jato

SAN PABLO (Eleonora Gosman)

La aventura carcelaria de Michel Temer, que fue detenido por orden del juez Marcelo Bretas del Lava Jato el jueves 21 de marzo, duró exactos cuatro días. Acaba de salir en libertad. No podía ser de otra manera en un ambiente convulsionado por enfrentamientos entre el gobierno, la Corte Suprema y el Congreso. Más que la figura del ex presidente, sobre quién pesan acusaciones de corrupción formuladas por el anteúltimo procurador general Rodrigo Janot, lo que estaba en juego era la amenaza que parecía cernirse sobre diputados y senadores comprometidos en denuncias de hechos ilícitos.

Las sucesivas disputas verbalizadas por el presidente Jair Bolsonaro y el titular de la Cámara Baja Rodrigo Maia, desde el jueves último, contribuyeron a remover el avispero. A tal punto que Maia, seguido por un nutrido grupo de parlamentarios, puso en duda la posibilidad de votar rápido la reforma previsional. Ese es el objetivo número uno del establishment y cualquier atraso en la salida de la nueva ley de jubilaciones significaría el quiebre del apoyo que el gran empresariado le dio al jefe de Estado en las elecciones de octubre pasado. Lo interesante del caso es que la justicia optó por dejar libre no sólo a Temer sino también a su ex ministro de Minas y Energía Moreira Franco. En otros términos, la operación judicial de Bretas, lejos de servir al presidente brasileño, contribuyó a fragilizar aún más el ya debilitado grupo de tareas del Lava Jato.

Dejar respuesta

Please enter your comment!
Please enter your name here