Tras los pasos “secretos” de Jair Bolsonaro y una eterna guardia en la puerta de su casa en Barra de Tijuca

    0
    Tras los pasos “secretos” de Jair Bolsonaro y una eterna guardia en la puerta de su casa en Barra de Tijuca
    Seguidores del candidato Jair Bolsonaro, frente a su condo en Barra de Tijuca. /AFP

    Luego del ataque que sufrió, pocos conocen su agenda.

    “¿Hoy hay algo programado?; ¿van ir los de la Bancada de la Bala o la Bancada de los Evangélicos?”, preguntó un periodista de un grupo de WhatsApp, al que se ha sumado un centenar de profesionales brasileños y extranjeros. Los une la “angustia” de encontrar alguna pista sobre la agenda de Jair Bolsonaro. Es que el candidato y su entorno tienen una afinidad casi nula con la prensa. El secreto, para cubrir al ex capitán del Ejército, consiste en montar guardia en la puerta de su residencia, en Barra da Tijuca.

    El condominio, frente al mar y con una envidiable vegetación tropical, es lo suficientemente lindo como para amenizar las angustias. Pero cuando llueve es otro cantar: no hay donde protegerse. Lo cierto es que apostarse durante horas en el lugar, como también frente a la casa Paulo Marinho, un empresario que vive en Jardim Botánico, es la única manera de saber a quién recibe el hombre que, según las encuestas, será el próximo presidente de Brasil.

    Un vendedor de remeras hace negocio frente a la casa de Jair Bolsonaro en Barra de Tijuca. / Reuters
    Un vendedor de remeras hace negocio frente a la casa de Jair Bolsonaro en Barra de Tijuca. / Reuters

    En los medios circula una suerte de “disculpa”: este procedimiento de esconder la agenda del candidato se debe al ataque que sufrió en Juiz de Fora el 6 de septiembre. Desde entonces, dicen que sólo su círculo áulico está al tanto de sus movimientos.

    Alguien del grupo de WhatsApp alerta al resto: “El asesor avisa que Bolsonaro sale de aquí a las 11,30 para la casa de Marinho”, el amigo que le presta sus salones para todas las actividades. Una hora después, llega otro mensaje: “Está por salir: la escolta preparada”. El cuidado policial con el diputado es el que se dispensa para un presidente. Decenas de ellos, de civil o uniformados, se ocupan de vigilar quiénes entran y salen de la zona. Hasta se han instalado cámaras de seguridad especiales en las proximidades del country.

    Jair Bolsonaro debe mostrarse con programa y equipo
    Con las manos como revólveres. Un seguidor de Jair Bolsonaro celebra en Barra da Tijuca, Río de Janeiro./ AFP

    “No me conformo con esta historia de ir detrás de esa gente para nada. No me conformo”, mensajea una periodista. “E melhor Ja-ir se acostumando”, responde otro. El “Ja-ir” tiene un doble sentido: por un lado, es el nombre del ex capitán. Por el otro, significa “Ya ir” (en traducción literal). Llega entonces un tercer posteo: “Estoy rezando pacientemente por el día en que los humillados seremos exaltados”.

    Fervientes seguidores de Bolsonaro, frente a su casa en Barra de Tijuca. / AFP
    Fervientes seguidores de Bolsonaro, frente a su casa en Barra de Tijuca. / AFP

    Entre tanto, el bolsonarismo con aires triunfalistas se dedica a hacer política. Sus “articuladores” hablan incluso con avezados diputados para entrar en la arena gubernamental antes incluso de que el diputado sea diplomado” como jefe de Estado, un acto que debe ocurrir el 18 de diciembre. Pretenden aprobar ya la próxima semana una de las leyes más controvertidas, la reforma previsional.

    Eleonora Gosman

    DEJA UNA RESPUESTA

    Por favor ingrese su comentario!
    Por favor ingrese su nombre aquí