Un ajuste severo, la fórmula del partido de Fernando Henrique Cardoso

    0
    93
    Un ajuste severo, la fórmula del partido de Fernando Henrique Cardoso
    Campaña. El ex gobernador de San Pablo, Geraldo Alckmin, candidato del Partido de la Social Democracia, en un acto en Río de Janeiro. /AP

    Es el partido socialdemócrata, que postula como candidato a Geraldo Alckmin. Su asesor en temas económicos propone reducir salarios y subsidios.

    Al economista Persio Arida, que hoy es el principal asesor del candidato socialdemócrata Geraldo Alckmin, lo une un pasado común con los fundadores del Partido Socialdemócrata de Brasil (PSDB). Varios de ellos, incluido el ex presidente Fernando Henrique Carodoso, debieron exiliarse durante la dictadura. Y en su caso, fue detenido y torturado. Luego de esa experiencia, su mundo cambió. Fue titular del Banco Central en el primer gobierno de Cardoso. Y antes de eso, había presidido el Banco Nacional de Desarrollo Económico y Social (BNDES) durante la breve gestión del ex gobernante Itamar Franco.

    Hoy cuestiona ácidamente al principal competidor de Alckmin: el diputado Jair Bolsonaro, ubicado en la extrema derecha nacionalista. Claro que evita mencionarlo por nombre y apellido. También critica con ferocidad a Fernando Haddad, del Partido de los Trabajadores. En el caso de este candidato, dice que fue “designado por alguien preso”, obviamente el ex jefe de Estado Lula da Silva. A ambos los considera un riesgo para un futuro gobierno que salga de las urnas el 7 de octubre próximo.

    En un diálogo en la Fundación Getulio Vargas la mañana de este viernes, en donde estuvo este diario, Arida mencionó en estos términos el dilema electoral del momento en Brasil: “Existen dos candidatos líderes en las encuestas de opinión. Uno de ellos fue designado por alguien que está preso (Lula da Silva a quien no mencionó, como tampoco a Haddad). Ese postulante promueve una permanente campaña de descrédito de la justicia, que se trata de una justicia independiente en un sistema democrático. El otro tiene simpatías evidentes por el régimen militar y su libro de cabecera está escrito por un torturador”.

    Se referió así a “La verdad sofocada”, cuyo autor es el polémico ex coronel del Ejército Carlos Alberto Brilhante Ustra, acusado de torturar y asesinar presos políticos durante la dictadura. Para él, el diputado ultraconservador del Partido Social Liberal es un “riesgo totalitario”. Según Arida, “nuestra obligación como ciudadanos es elegir el camino de la democracia y elegir el candidato que esté en mejores condiciones de implementar las reformas esenciales”. O sea, Geraldo Alckmin, a quien considera como el “más preparado”.

    Hay también “un nivel de deuda muy elevada. Y el riesgo que golpea a nuestra puerta es la situación de nuestro vecino argentino. Hizo reformas modernizantes pero fue negligente con el combate al déficit público y ahora sufre las consecuencias. Perdió confianza. Nosotros no vamos a cometer ese error”. Para eso, sostuvo, es preciso encarar la reestructuración de los gastos públicos.

    “Estamos en contra de un aumento de impuestos. Pero tampoco podemos reducir la carga tributaria: una medida de ese tipo es electoralista pero le falta realidad”. Y añadió: “Lo que vamos a hacer es eliminar las desgravaciones impositivas y los subsidios sectoriales”. Ni hablar, dijo, de “incluir la tributación de dividendos corporativos”, una medida que había propuesto Ciro Gomes. Para Arida “se pueden hacer ajustes sin aumentar impuestos”. Una forma es operar sobre los salarios del sector público: “Tenemos 13 millones de desempleados que son todos del sector privado. En esa crisis se beneficiaron especialmente los empleados públicos gacias a la estabilidad. Entonces, ahora podemos perfectamente pedirles que paren con las reivindicaciones salariales”.

    Eleonora Gosman

    Dejar respuesta

    Please enter your comment!
    Please enter your name here