Un artículo del futuro canciller de Jair Bolsonaro sobre Europa genera cautela en la UE

    0
    Un artículo del futuro canciller de Jair Bolsonaro sobre Europa genera cautela en la UE
    El futuro ministro de Relaciones Exteriores de Brasil, el diplomático Ernesto Fraga Araújo. EFE

    Ernesto Aráujo la definió como un concepto burocrático y un espacio vacío culturalmente.

    Europa significa “apenas un concepto burocrático y un espacio culturalmente vacío regulado por valores abstractos”. La definición es del futuro canciller de Brasil designado por Jair BolsonaroErnesto Araújo, y corresponde a un artículo que publicó el año pasado en los Cuadernos de Política Exterior de Itamaraty. El texto, que fue leído con “cautela” en los medios europeos, anticipa más frenos y turbulencias en el proyecto de sociedad con el Mercosur, que los presidentes del bloque sureño pretendían firmar antes de fin de año.

    Para el embajador de 51 años, que alcanzó el más alto puesto de la carrera en junio último, también los Estados Unidos vivieron bajo el gobierno de Barack Obama “en una especie de tanque de aislamiento histórico. Estaba fuera de la historia, después de la historia, en un estado de espíritu (o falta de él) donde el pasado es un territorio extraño”, abundó el futuro ministro. Egresado de la Universidad de Brasilia, donde se licenció en letras y formado luego en el Instituto Río Branco –la escuela brasileña de diplomacia- se ha mostrado prolífico en exponer sus ideas. Además de autor de ficciones: “Quarto 3” (Cuarto 3) y A Porta de Mogar (La Puerta de Mogar), entre ellos. Y publicó dos libros sobre el Mercosur.

    En un relato del periodista Jamil Chade, del diario Estado de Sao Paulo, “las autoridades de la UE leyeron el ensayo en cuestión y quedaron preocupados por la postura que tendrá el nuevo gobierno brasileño en relación a Europa”.El futuro jefe de Itamaraty fue juzgado como “muy serio” y “competente” por el actual canciller Aloysio Nunes Ferreira, pero eso no despeja las nubes. Así lo revela la demanda de parlamentarios europeos a la Comisión Europea que exigieron a Bruselas la suspensión de las negociaciones con el Mercosur hasta que se aclare el panorama.

    Araújo conoce los mecanismos de la Comisión Europea por haber vivido en Bruselas entre 1994 y 1995. Su primera función como diplomático (en 1991) fue asesorar en la división Mercosur de la cancillería brasileña, donde actuó en temas del Arancel Externo Común. En 1999 partió hacia Berlín y en 2005 (hasta 2007) se desempeñó al frente de las Negociaciones Intrarregionales del Mercosur. Su último destino fue en Washington como encargado de negocios.

    A juzgar por los ensayos de Araújo, y por los posteos en su blog Metapolítica, habrá una nueva orientación en el MRE de Brasil. Sus ejes se moverán hacia Donald Trump, a quien el futuro canciller considera como el máximo representante de los valores occidentales. “Puede salvar a Occidente” escribió en relación al norteamericano. Más todavía, opinó que Trump “tiene una visión del mundo que sobrepasa ampliamente, en profundidad y extensión, las visiones de las élites hiper intelectualizadas y cosmopolitas que lo desprecian”.

    Afirman que fue ese ensayo el que definió su suerte en Itamaraty. El texto era ya conocido por el ensayista y polemista Olavo de Carvalho. Es este hombre el que distribuyó el escrito de Araújo entre los númenes del bolsonarismo. Y fue su fuerte influencia sobre la familia Bolsonaro –especialmente los hijos del presidente electo- los que llevaron al círculo áulico a optar por este embajador.

    Esto ya estaba en gestación desde antes del triunfo electoral del 28 de octubre. Fue en ese momento que Araújo inauguró su blog, donde puso en circulación ideas tales como PT igual a “Partido Terrorista”. Eran, claro, “excesos” de campaña en la que el diplomático pasó a actuar con ímpetu. Su padrino político, Carvalho, escribió en mayo la siguiente evaluación respecto al embajador: “Por increíble que parezca hay vida inteligente en las altas esferas públicas brasileñas”. Se dice ahora que es altamente probable la designación de Olavo al frente de la misión brasileña en Washington. De 71 años, el polemista vive en Virginia desde 2005, desde donde suele escribir columnas para varios medios brasileños. Entre sus libros hay uno que alcanzó una gran difusión, pues llegó a vender 350.000 ejemplares. Su título: “Lo mínimo que usted precisa para no ser un idiota”, editado en 2013.

    En los círculos diplomáticos brasileños no se han sorprendido por la designación, en la medida en que avisoraron la “identidad” de pensamiento entre Araújo y Bolsonaro.

    DEJA UNA RESPUESTA

    Por favor ingrese su comentario!
    Por favor ingrese su nombre aquí