Candidato. El diputado federal Jair Bolsonaro lanzó su candidatura a la presidencia de Brasil por el ultraderechista Partido Social Liberal (PSL). /AFP

Es Marcos Pontes, también ex militar. Otra opción es un príncipe de la Casa Real de Brasil, empresario y político, impulsor del impeachment a Dilma Rousseff.

El presidenciable brasileño Jair Bolsonaro, consagrado el sábado por el partido de derecha Social Liberal (PSL), puso en el primer puesto de la lista para vicepresidente dos personalidades distintas. Uno es el astronauta Marcos Pontes, el único sudamericano que visitó la Estación Espacial Internacional a bordo de una de la Soyuz TMA-8.

Y fue el ex presidente Lula da Silva quien lo envió al espacio, al asumir su gobierno los costos de la iniciativa. Pontes volvió a Tierra en abril de 2006 y hoy se lamenta por la discontinuidad del programa espacial brasileño. El ex astronauta, y ex oficial de la Fuerza Aérea Brasileña, se decidió a hacer política hace ya un tiempo. Y primero se afilió al Partido Socialista (PSB). Luego se pasó al PSL, que lleva como nave insignia a Bolsonaro.

El segundo en la lista es un príncipe que pertenece a la Casa Real de Brasil. Se trata de Luiz Philippe de Orleans y Braganza. A los 49 años se desenvuelve como empresario y activista político. Es sobrino del príncipe Luís Gastao de Orléans y Braganza, el jefe de la casa imperial. Hasta ahora se postuló como candidato a diputado federal por el PSL. Se distinguió por liderar el movimiento Brasil Despierta, uno de los que promovió el impeachment contra la ex presidenta Dilma Rousseff.

Con un bagaje de entre 17 y 19 por ciento de las intenciones de voto, Bolsonaro se ubica en segundo lugar en las encuestas. Pero su partido no ha logrado tejer alianzas con las agrupaciones mayoritarias del llamado “gran centro” o “centrón”. Eso lo limita en la exposición televisiva. Sin embargo, el presidenciable podrá reemplazar esa falencia con los métodos menos tradicionales de propaganda: las redes sociales, que van desde Facebook a Twitter, pasando por Instagram y WhatsApp.

Anticipan un récord de abstención en las presidenciales de Brasil

En un principio, el dirigente había pensado en otro vicepresidente, esta vez del sexo femenino. Se trata de la abogada Janaina Paschoal, que intervino en forma activa en la elaboración de un documento que estuvo en la base del juicio político contra Dilma. Pero esta mujer no aceptó el desafío. Su personalidad es incompatible con la del candidato a presidente, como ella misma dio a entender.

La franja política que ocupa el PSL es la derecha de la derecha. Esta organización iría a realizar, el sábado, la Cumbre Conservadora de las Américas, un anti Foro de San Pablo que reúne a las agrupaciones de izquierda. La última ronda de este Foro se realizó en La Habana un mes atrás. Pero el plan de la cumbre derechista tuvo que ser abandonado. No era demasiado apto para que el postulante al Planalto capte otro segmento de votantes distinto del que ya posee. El partido decidió entonces pasar la iniciativa para después de las elecciones.

Dejar respuesta

Please enter your comment!
Please enter your name here